HISTORIA VASCOS
GUIPUZCOA-VIZCAYA-ALAVA |PREBOSTES VASCOS |LOS AGOTES y VASCOS | TOPONIMIA y VASCOS | PESTES de 1348 y 1646 y VASCOS |PAIS VASCO |JUDIOS VASCOS |INDUSTRIA y VASCOS |LA BOINA y VASCOS |MACHINADAS y VASCOS |CONQUISTA ARABE y VASCOS |VISIGODOS-FRANCOS y VASCOS |GASCONES- VIKINGOS y VASCOS |ZUBEROA-BAJA NAVARRA y VASCOS |VASCOS NEGREROS |Enlaces |HISTORIA VASCOS | CRONOLOGIA y VASCOS |SEÑORÍOS PAMPLONES y AQUITANO |INICIOS y VASCOS | NAVARRA y el DUCADO DE VASCONIA | IDIOMA y VASCOS | NAVEGANTES VASCOS | ORIGEN DE LOS VASCOS |CARLISTADAS y VASCOS |OÑACINOS-GAMBOINOS y VASCOS |LIMPIEZA DE SANGRE y VASCOS |BATALLAS EN NAVARRA y VASCOS |MITOLOGIA y VASCOS |CONTEXTOS COETANEOS y VASCOS |TEMAS VARIOS y VASCOS |FORALISMO VASCO | ADN y VASCOS |CORSARIOS VASCOS |ILUSTRADOS VASCOS |RECONQUISTA y VASCOS |VASCOS EN EL MUNDO |CELTIBEROS y VASCOS |LIBERALES DEL XVIII y VASCOS | EL TURCO | ALBION | ESPADONES y VASCOS | TRES SINGULARIDADES y VASCOS
 
OÑACINOS-GAMBOINOS y VASCOS
"Que si los bandos de Oñaz y Gamboa o algunos otros escuderos de la dicha tierra de Guipúzcoa tuviesen asonadas entre sí o con otros, ninguno de los dichos bandos que morasen en las villas y lugares fúeran osados de ir a las dichas asonadas, ni dar a los réferidos escuderos favor ni ayuda con las armas ni de ninguna otra manera."

historia vascos AFILADOR
     
INDICE DE ESTA PÁGINA
En la Baja Edad Media

GAMBOINOS y OÑACINOS en la Baja EDAD MEDIA

Es preciso tener en cuenta que no existía UNA CONCIENCIA NACIONAL navarra o vasca que conllevase un sentimiento de unidad a Navarra. Por el contrario, existía un fuerte arraigo del Señorío como entidad política de cada una de las regiones y una muy fuerte identidad particular de ser de Alava, Vizcaya y de Guipúzcoa, según el criterio de la mayoría de historiadores creíbles.. En ese proceso, durante los siglos XIII a XV, se afinaron y afirmaron los perfiles de cada uno de los componentes sociales y de los tres espacios político-territoriales. Por lo que respecta a los primeros, encontró su estímulo en la decidida política por parte de los reyes castellanos en Guipúzcoa y Álava, y del señor de Vizcaya (desde 1379, él mismo rey de Castilla) en la creación de villas.
La población de éstas, en especial, la de las más grandes, se constituyó en paladín de actividades mercantiles, claramente hostil al mundo rural de los parientes mayores. Todas las regiones vascongadas obtuvieron unos FUEROS sin los cuales hubiese sido imposible su pertenencia a Navarra o a Castilla. Era tan poderosa la identidad de guipuzcoanos, alaveses y vizcainos que Castilla se apresuró a DOTAR de fueros o privilegios exclusivos a estas provincias a los efectos de permitirles el autogobierno dentro del Reino de Castilla.
Dieron comienzo cruentas luchas de linajes con crímenes y horrores entre bandos encabezados por Berroetas, Zugastis, Leguizamones, Urquizus, Suzunagas, y cuantos tenían poder alguno o gentes que les siguieran, en Vizcaya.

Mucho se trabajó para restablecer el orden para cuyo fin los alcaldes de la Hermandad propusieron al rey como corregidor a Juan García, que no consiguió poner orden y a quien sucedió Lopez de Burgos en 1465 y continuaron los combates sangrientos.
Tuvo que ir Fernando el Católico posteriormente para restablecer la paz definitivamente, otorgando a Bilbao las mismas ordenanzas otorgadas poco antes a Vitoria y en 1483 acudió la reina católica a jurar los fueros bajo el árbol de Guernica.
Por Guipúzcoa cundieron los gaimboa como señores feudales de la guerra, siguiendo siempre distinta bandera como aconteció en la guerra civil entre Pedro I de Castilla y Enrique de Trastamara.

Según algunas investigaciones y referencias ancestrales, Gamboa es un apellido Vasco, originario de Guipúzcoa, descendiente de la casa de Guevara y procedente del topónimo Gamboa, nombre de dos localidades; una de Álava y otra de Vizcaya, en España.

Es posible que se trate de un derivado del latín campus, “campo”, o del céltico cambo que es el nombre de varios manantiales a cuyas aguas se atribuyen virtudes medicinales; de hecho existe en el país vasco francés una población llamada Cambo-les-bains. Por otra parte, la palabra "Ganboa" en vascuence significaría "por lo alto".

Desde comienzos del siglo XII los habitantes de Guipúzcoa se dividieron en dos grupos: Los oñacinos y los ganboinos. Uno de los temas más discutidos de la historia vasca es el que se refiere a la formación de estos dos grupos, llamados también parientes mayores, jaunchos, cuyas banderías ensangrentaron durante TRES SIGLOS el suelo del País Vasco.

La lucha constante entre Castilla y Navarra por la posesión de las tierras de Rioja, Bureba y Vascongadas alimentaron esta rivalidad ya que los oñacinos apoyaron a Castilla mientras los ganboinos apoyaron a Navarra.

Oñaz y Ganboa significan, pues, en su iniciación, Castilla y Navarra, o si se quiere, la unidad española en la Corona de Castilla, o la unidad vascongada en la Corona de Navarra.


Historia vascos poblacion

Las familias de Oñaz y Gamboa dieron, en realidad, nombre a los bandos de Oñacinos y Gamboinos. Era tal el odio que mutuamente se profesaban, que por el menor motivo venían a las manos. Con motivo de una disputa entre San Sebastián y Renteria acerca del canal de Pasajes, hubo una colisión en la que murieron más de 100 personas de las principales del país.

A fin de que cesasen estas continuas discordias de los PARIENTES MAYORES, entre seis familias principales de la villas, se dirigieron al rey Juan I, quien confirmó las Ordenanzas que habían hecho los guipuzcoanos en junta general habida en San Sebastián y presidida por Pedro López de Ayala, merino mayor, a fines de Febrero de 1379.

Por estas Ordenanzas "quedó mandado que ningún vecino ni morador de las villas y lugares de Guipúzcoa tomase parte en los bandos de Oñaz y Gamboa ni de otros cualesquier escuderos de la tierra, y si tal hiciese pechara en pena al merino seiscientos maravedises.

"Que si los bandos de Oñaz y Gamboa o algunos otros escuderos de la dicha tierra de Guipúzcoa tuviesen asonadas entre sí o con otros, ninguno de los dichos bandos que morasen en las villas y lugares fúeran osados de ir a las dichas asonadas, ni dar a los réferidos escuderos favor ni ayuda con las armas ni de ninguna otra manera."

Pero, en la primera mitad de siglo xv los Jaunchos rurales enseñoreaban el país vascongado , hasta que los pueblos, reconociendo que solamente unidos podían hacer frente a los señores banderizos que alteraban la paz, determinaron unirse para su defensa.

Entonces las villas nombraron comisionados y acudieron distintas veces al rey de Castilla, su señor, para que aprobare las Ordenanzas, contra los poderes de los banderizos, y lograron que el rey Enrique IV acudiese personalmente a Guipúzcoa para ver de poner remedio a tal estado de cosas (1457).

Fueron derribadas completamente las casas—torres de Olaso en Elgoibar; Murgula, en Astigarraga; Lazcano, en el Concejo de su nombre: Leizaur, en Andoaiim; San Millan, en Cizurquil; Ozaeta y Gaviria, en Vergara: Astigarribia, en Guetaria; Zaldivia. en Tolosa; Alcega en Hernani; Zarauz, Achega, en Usurbil, y otras.

Todos los que resultaron culpables fueron condenados a destierro a puntos lejanos de aquellas tierras. En 1470 volvieron del destierro Pedro de Avendaño y Juan Alonso da Mújica, principales jefes de los bandos oñacino y gamboino; reanimóse la discordia, y de ello fue causa principal el conde da Treviño, amigo de los recién llegados y enemigo del conde de Haro, Pedro Velasco, gobernador de Vizcaya.

Los FUEROS VIZCAINOS se escribieron por primera vez en 1342 con las Ordenanzas de la hermandad, en defensa contra los banderizos, aprobadas en Guernica con objeto de vigorizar los resortes de la autoridad frente a los desafueros de los banderizos, ya que seguían produciéndose los saqueos de las bandas de vascos.

En 1501 los Reyes católicos otorgaron la carta real a las encartaciones de Vizcaya, extendiéndose esta misma ley al reino de Galicia, principado de Asturias y villas y tierras de Alava y Guipúzcoa, poniendo fin a los BANDERIZOS..

Anteriormente, en 1181, fue el rey Sancho de Navarra quién fundó la ciudad de Vitoria, ciudad que conserva desde entonces en sus calles sus nombres medievales castellanos de los gremios Zapateria, Tintorería, Herrería, los de sus iglesias, Santa Maria, San Pedro, San Miguel, San Vicente, el de la patrona de Vitoria, la Virgen Blanca, los de sus palacios renacentistas, Escoriaza, Esquivel, Bendaña, Montehermoso o Villa Suso, El Portalon, la Casa del Cordón, estos últimos del S. XV, todo ello profundamente castellano y sin el menor vestigio de cultura o participación vasca.

ALAVA: La denominación de Alava es conocida desde el S. VII. En el S. IX el primer señor de Alava conocido fue el conde Eiglón a quien sucedió Vela Jiménez, Conde de Alava en el año 866, que libró batalla y venció a los moros en el año 882 defendiendo su castillo en la batalla de Cellorigo.

En el S-X aparece como señor de Alava el Conde de Castilla, Fernan Gonzalez.

En el S-XI fueron los señores de Alava Nuño Gonzalez, Iñiguez, Fortuniones Iñigo, Munnio Muñoz, Lope Iñiguez, Lope Diaz y Sancho y hasta 1332, entre otros, Don Diego Lopez de Haro, don Nuño Gonzalez de Lara, el infante Don Fernando de la Cerda, don Lope Diaz de Haro y don Diego Lopez de Salcedo, éste fue el último de los señores de Alava que alternó su dependencia con el reino de Castilla (S X), y el de Navarra (S XI).


En el conjunto, la Edad Media concluyó sin que se hubiera resuelto la adscripción de unos cuantos señoríos (Ayala, Aramayona, Orozco, Oñate) periféricos a una u otra de cada una de las tres formaciones territoriales mayores.

El caso del señorío de Oñate resulta muy curioso, pues no se integró en provincia vasca alguna hasta 1.845, dependiendo directamente del Estado español, hasta esa fecha.



Historia vascos BODA EN ERMITA

JAVIER AROCENA

: