HISTORIA VASCOS
GUIPUZCOA-VIZCAYA-ALAVA |PREBOSTES VASCOS |LOS AGOTES y VASCOS | TOPONIMIA y VASCOS | PESTES de 1348 y 1646 y VASCOS |PAIS VASCO |JUDIOS VASCOS |INDUSTRIA y VASCOS |LA BOINA y VASCOS |MACHINADAS y VASCOS |CONQUISTA ARABE y VASCOS |VISIGODOS-FRANCOS y VASCOS |GASCONES- VIKINGOS y VASCOS |ZUBEROA-BAJA NAVARRA y VASCOS |VASCOS NEGREROS |Enlaces |HISTORIA VASCOS | CRONOLOGIA y VASCOS |SEÑORÍOS PAMPLONES y AQUITANO |INICIOS y VASCOS | NAVARRA y el DUCADO DE VASCONIA | IDIOMA y VASCOS | NAVEGANTES VASCOS | ORIGEN DE LOS VASCOS |CARLISTADAS y VASCOS |OÑACINOS-GAMBOINOS y VASCOS |LIMPIEZA DE SANGRE y VASCOS |BATALLAS EN NAVARRA y VASCOS |MITOLOGIA y VASCOS |CONTEXTOS COETANEOS y VASCOS |TEMAS VARIOS y VASCOS |FORALISMO VASCO | ADN y VASCOS |CORSARIOS VASCOS |ILUSTRADOS VASCOS |RECONQUISTA y VASCOS |VASCOS EN EL MUNDO |CELTIBEROS y VASCOS |LIBERALES DEL XVIII y VASCOS | EL TURCO | ALBION | ESPADONES y VASCOS | TRES SINGULARIDADES y VASCOS
IDIOMA y VASCOS
El vascuence, a lo largo de su historia, ha ido acumulando y ampliando léxico en función de los pueblos con los que contactaba, conservando estos términos, en la mayoría de los casos, tal y como se tomaron de dichos idiomas, siendo muchas de sus palabras actuales de origen latino (hiri de iri, población;las terminadas en AIN o ANO, Andoain, Beasain,Legutiano,etc).
Es muy significativo que palabras que se encuentran en el habla de los TUAREGS saharianos, puedan escucharse diariamente en el habla de cualquier VASCOPARLANTE. Hecho que ha podido surgir de la relación secular con un pueblo preindoeuropeo de presencia en la península más antigua que la vasca, los íberos (procedentes de Africa).


historia vascos Chiquiteo de Echavarria
INDICE DE ESTA PÁGINA

Literatura en Vascuence
Euskera como idioma
El idioma HOY
Los idiomas en la Dictadura
Novísima Gramática vasca
Larramendi
Origen libio y céltico
Burka y Harem
Burka (arabe)y Buruko (euskera)
Ama =celta
Unamuno y el vascuence


LITERATURA EN VASCUENCE

El primer libro escrito en vascuence es el Linguæ Vasconum Primitiæ (Primicias de la lengua de los vascones; Burdeos 1545) colección de poemas religiosos y eróticos del sacerdote Bernard ECHEPARE (Bernard d'Etchepare).
Nació en Sarrasketa de 1470 a 1480 en una localidad cercana a la capital de la Baja Navarra, Sant-Jean-Pied-de-Port y fue sacerdote.

No es casualidad que el primer escritor eusquérico sea un sacerdote. Los sacerdotes tenían que predicar al pueblo y para ello necesitaban cultivar el lenguaje popular que, en este caso, era el vascuence.

Por el título de la primera obra escrita en vascuence, por el prólogo y por algunas estrofas del texto, se ve que el autor era consciente de ser el primero que publicaba un libro en vascuence.
Este consta de un breve prólogo y quince poemas que, por su materia, pueden dividirse en cuatro partes: Una primera, la más larga, de temática estrictamente religiosa; la segunda, tiene como tema el amor humano y es tal vez la más original y de aliento más cálido; una tercera autobiográfica, en el que el autor hace profesión de su inocencia; la cuarta, finalmente, es un grito de júbilo por la irrupción del euskara en el mundo de las publicaciones literarias.

Hasta en lo que podría llevarle a la aridez (la exposición de la doctrina cristiana), Echepare demuestra estar, con toda naturalidad, dentro de una gozosa armonía tridimensional: vida, palabra y ritmo. Echepare expone doctrina cristiana pero en el mundo de la labranza vasca, donde siervos y señores conviven amistosamente pero también se exigen:

Ecen iaunec estu nahi mutil gaiçtoa eduqui, eç pagatu soldataric cerbitcatu gaberic

(Ningún amo quiere un mal criado, ni pagar soldada sin que le sirvan)


La Reina de Navarra Joanna II de Albret, se decidió a dar apoyo explícito a la lengua vasca en el contexto de la reforma protestante de tipo calvinista, que tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XVI en el área de su dominio, es decir, en el norte de los Pirineos, incluido el Bearn.

En este contexto de luchas religiosas llegó a ser posible que se dieran las circunstancias favorables para que se produjera el venturoso hecho de la creación ex novo de la prosa vasca, al traducirse el Nuevo Testamento en toda su integridad.

El personaje encargado por el sínodo calvinista de Pau en 1565 para llevar a cabo la traducción al vasco del Nuevo Testamento fue Joannes de LEIZARRAGA (1506-1601), nacido en Berascoize (Labourd).
Su traducción se llamaría Jesus Christ gure Jaunaren Testamentu Berria (Nuevo Testamento de nuestro Señor Jesucristo).
Los datos sobre su juventud son escasos, si bien sabemos que fue ordenado sacerdote, pero que en 1559 se convierte al evangelio lo cual le acarrea persecución y encarcelamiento y, como muchos otros protestantes, encuentra asilo al amparo de Joanna II de ALBRET.
La traducción de Leizarraga está concienzuda y escrupulosamente hecha, de acuerdo con el espíritu que animaba las traducciones protestantes de su época de estricta fidelidad al texto original griego. Para su traducción utilizó el texto griego del Nuevo Testamento preparado por Erasmo de Rotterdam, el mismo que usara Lutero para su traducción al alemán.

Otras obras suyas fueron Calendrera (Calendario) y Abc edo Christinoen instructionea (Abc o la instrucción de los Cristianos). Leizarraga se caracteriza por ser un escritor que utiliza en su literatura muchos términos cultos de origen grecolatino.
historia vascos Photobucket - Video and Image Hosting
AXULAR o Pedro de Aguerre y Azpilicueta nació en Urdax (Navarra) en 1556. Siendo Axular el nombre que utilizó en sus escritos eternizando así el nombre del eche (caserío) de su familia que todavía existe. Fue sacerdote y se le adjudicó el curato de Sara (Sára, Labourd).
Su obra más notable es Gero (futuro). Axular se nos muestra como un magnífico escritor ascético, influido sin duda por ascetas españoles como Fray Luis de Granada pero con personalidad propia. Posee un lenguaje menos culto que Leizarraga siendo su euskara más popular. La obra de Axular no es de teoría ascética sino de práctica, es decir, de reforma de costumbres. Para ello echa mano de un lenguaje espontáneo, si se quiere poco literario, pero que ya en el siglo XVIII mereció la estima de Joannes Echeberri quien proponía se declarase a Axular como norma del euskara escrito.

Silvain POUVREAU nació en Bourges. Sin ser vasco aprendió vascuence siendo secretario del jansenista abad de Saint-Cyran. Ordenado sacerdote, fue párroco de Bidarte (Bidart; 1640-44) y más tarde en París. Tradujo la Instrucción del Cristianismo (Guiristinoen Dotrina) de Richelieu, la Introducción a la vida devota (Philotea) de San Francisco de Sales y el Combate espiritual (Gudu espirituala) de Lorenzo Scupoli.

Arnaud OIHENART u Oihenart (1592-1667) nació en la capital de Zuberoa, Maule (Mauleón), fue abogado. Es, pues, uno de los pocos no eclesiásticos que escriben en vascuence en estos primeros tiempos.
En latín escribió Notitia utriusque Vasconiæ, tum ibericæ tum aquitanicæ, en la que narra la historia de los vascos hasta la Edad Media desde una perspectiva vasca.

Es más conocido por su colección de 706 refranes vascos con traducción francesa y sus poesías en vascuence. Oihenart es un hombre que ama el idioma, lo trabaja incluso inventando neologismos pero al mismo tiempo, se mantiene alejado de los ditirambos y de las confusiones históricas de algunos contemporáneos, por lo que ha sido a veces mal interpretado como poco vascófilo.

El jesuita Bernard GAZTELUZAR, de Ciboure (Labourd) escribió poesía didáctica en su Eguia catholicac (Verdades católicas), Salvamendu eternalaren eguiteco necessario direnac (Cosas necesarias para conseguir la salvación eterna).

Otros sacerdotes que publicaron en vascuence en el siglo XVII son: Cristóbal de HARIZMENDI con Ama Birginaren hirur Offizioac (Los tres oficios de la Virgen María; 1660) en verso y dialecto cercano al guipuzcoano.
Juan de TARTAS, párroco de Arone (Baja Zuberoa): Onsa hilceco bidia (Camino para matar al bien, 1666) y Arima Penitentaren occupatione debotaq (Ocupaciones debotas del Alma Penitente).
ARAMBILLAGA, adscrito a la parroquia de Ciboure- Labourd, publicó en 1684 (Bayona) la primera traducción de la Imitación de Cristo, Jesu Christoren Imitationea.

historia vascos Barra
La primera gramática se debe al Jesuita Manuel de LARRAMENDI, nació en Andoain (Gipuzkoa) en 1690 y murió en Loiola en 1766. Profesor en Salamanca.
Sus obras son la primera gramática vasca, El imposible vencido: arte de la lengua vascongada (Salamanca, 1729) y en 1745, el Diccionario trilingüe (Castellano-Bascuence-Latín) entre otras. Emprendió una obra gigantesca en aras a luchar en contra de la imagen que se tenía del vascuence en aquella época, "rudem et barbaram linguam, cultum abhorrentem" (lengua tosca y bárbara, incapaz de cultivo).

Con la primera quería demostrar que el vascuence no era una lengua bárbara y ruda imposible de cultivar, sino una lengua sujeta a reglas como las demás y mejor que muchas otras, según él.
Con su DICCIONARIO Larramendi intenta demostrar que el vascuence posee un vocabulario desarrollado capaz de expresarlo todo.
Para ello no duda en INVENTAR neologismos de una forma correcta, utilizando la derivación a través de los múltiples sufijos vascos o la composición, por no utilizar palabras latinas que en todas las lenguas, incluidas las no latinas, se encuentran.
Unos neologismos que luego él mismo no utilizaría, dado que creaba estos neologismos sólo para acallar a los anti-"euskaros".

Entre los primeros frutos del árbol larramendiano hay que citar a los padres Agustín de Cardaveraz y Sebastián de Mendiburu.
historia vascos Photobucket - Video and Image Hosting
Agustín de CARDAVERAZ (1703-1770) nació en Hernani (Gipuzkoa) y murió en Bolonia en el destierro. La fama del padre Cardaveraz en el País Vasco se debió ante todo a sus cualidades de predicador pero Cardaveraz es además un buen escritor de su idioma: Aita San Ignacioren Ejercicioen gañean Afectoak (Afectos sobre los Ejercicios del padre San Ignacio), que en su conjunto comprenden tres obras.

Cardaveraz trata sobre todo el bien espiritual de las almas, pero del empeño con que trabajaba el vascuence nos habla bien alto su obra: Euskeraren Berri Onac (Las Buenas Nuevas del Euskara), con reglas para leer, hablar y escribir correctamente el vascuence.

Sebastián de MENDIBURU (1708-1782) nació en Oyarzun (Guipuzcoa) y murió en Bolonia, desterrado con los de su orden por Carlos III. Según Carmelo Echegaray, "ni el mismo Larramendi logró rivalizar con Mendiburu en este manejo del idioma vasco".


historia vascos Photobucket - Video and Image Hosting
Para Koldo Mitxelena, "Mendiburu es sin disputa uno de los escritores que con más desembarazo y elegancia ha manejado el idioma. Sólo le fue negado un don: la fuerza". Mendiburu emplea un lenguaje mucho más puro que Cardaveraz pero se mantiene siempre a un nivel popular fácil de entender.
Su obra más representativa es: Jesusen Amore-Nequeei dagozten cembait otoitc-gai (temas de rezo con respecto al calvario de Jesús).

Juan Antonio MOGUEL (1745-1788). Nació en Eibar de padre médico. Ordenado sacerdote, fue destinado a Markina (Vizcaya) donde residió hasta su muerte.
Moguel muestra, como otros contemporáneos suyos, vivo interés por el idioma. Para demostrar las posibilidades del vascuence tradujo arengas y oraciones selectas de los mejores autores latinos.
Pero su obra principal es, sin duda, Peru Abarca, concebido como un diálogo entre un aldeano, Peru Abarca, lleno de sabiduria popular y con dominio del euskara y el barbero Maisu Juan más pícaro pero menos puesto en su lengua materna. Moguel emplea el dialecto vizcaíno sin ninguna preocupación purista.
Peru Abarca, en efecto, abomina de los erdarismos (castellanismos) no asimilados pero emplea sin rubor los que asimiló en la "universidad de Basarte".

Joannes ECHEBERRI de Sara (Labourd) médico en Vera de Bidasoa (Navarra) y en Fuenterrabia (Guipuzcoa) y residente luego hasta su muerte en Azpeitia (Guipuzcoa). Además de Escuararen hatsapenac (Principios del Euskara) y el Diccionario cuatrilingüe escribió Escual Herri eta Escualdun guztiei escuarazco hatsapenac latin icasteco (Principios para aprender latín para el País Vasco y para todos los vascos)
historia vascos aldea vascos de Eguiguren

José María IPARRAGUIRRE Balerdi nació en Urrechu (Guipuzcoa) un día de verano de 1820. Sus 61 años de vida se inscriben en un período trascendental en la conformación política y social de nuestro país, que va desde la crisis del Antiguo Régimen que desembocará en la guerra carlista, hasta la primera industrialización de Vasconia que arranca al final del tercer y último conflicto dinástico cuyo corolario fue la abolición foral de 1876.
En el terreno de las artes, la vida de Iparragirre coincide con los años de apogeo del Romanticismo, un movimiento tan influyente y fértil como escurridizo a toda definición. "Una manera de sentir", lo llamó su coetáneo Charles Baudelaire, manera de sentir que se manifiesta en un decidido afán de Libertad como medio para la realización personal pero también la colectiva, puesto que el individuo se identifica con su pueblo al que considera dotado de un espíritu propio.

Y es que en el viejo bardo tenemos a una de las más acabadas figuras del Romanticismo en Vasconia, y en su himno GUERNICACO ARBOLA (Arbol de Guernica) al exponente máximo de la afirmación identitaria de los vascos alrededor de los FUEROS y de su símbolo secular.
Con todos los matices, de Iparraguirre podemos decir que jugó entre nosotros papel idéntico al de Adam Mickiewicz en Polonia o Alessandro Manzoni en Italia. Pero a diferencia de estos poetas nacionales, el de Urretxu cultivó no sólo la rima (que también) sino sobre todo la música, disciplina que durante el Romanticismo cobró renovada importancia como vehículo idóneo para la nueva estética expresivista.

historia vascos Barra
Jean Martin HIRIBARREN (1810-1866) nació en Askaine (Lapurdi) fue el autor del poema Euscaldunac (vascos). Hiribarren no es amigo de ditirambos, reconoce la pobreza del esfuerzo espiritual de los euskaldunes y la necesidad de emprender algo. Todo pueblo debe hallar guías entre los suyos. Por eso él llama a todos:
Euscaldun gucia da egun gombidatcen
has dadin içpirituç cerbeiten moldatcen
Iaquin deçaten arren gure ondocoec
nolaco gaiac çuçten hequin arbasoec
(Hoy invitamos a todos los vascos a que emprendan un quehacer espiritual para que nuestros descendientes sepan qué hazañas acometieron sus antepasados)


VICENTA MOGUEL (1782-1854), es la primera mujer escritora vasca. Pertenece a una familia de escritores (Juan Antonio y Juan José) pero su estancia en Azpeitia (Gipuzkoa) ha guipuzcoanizado su vascuence.
Sus Ipui onak (Cuentos buenos) están escritos en forma sencilla pero en un lenguaje depurado. La entrada de la mujer en la Literatura vasca se hace por la puerta grande.

Chomin AGUIRRE (1864-1920) sacerdote de Ondarroa (Vizcaya) autor de dos novelas Kresala (Salitre) y Garoa (Helecho) en que se describen las costumbres de los marineros (Kresala) y de los labriegos (Garoa).

historia vascos Barra
historia vascos Photobucket - Video and Image Hosting

Resurrección María de AZCUE

(1864-1951) dio cima a una obra ingente casi increíble si no la tuviéramos delante. Sacerdote, hijo de Lequeitio (Vizcaya), dedicó su vida entera al vascuence ya que no ejerció cargo sacerdotal alguno y la música, a la que sentía una gran inclinación, le sirvió para comprender mejor la cultura popular.

La obra de Azcue sigue teniendo validez hoy. Su gran DICCIONARIO trilingüe (Euskera-Castellano-Francés) nos sirve de libro de consulta. Euskalerriaren Jakintza (La sabiduría del País Vasco) es una colección de poesías, leyendas, canciones, etc., del pueblo vasco y constituye hoy un tesoro valiosísimo.
Además publicó Morfología Vasca donde estudia el sufijo vasco y las partes de la oración.

vascos Barra

En la literatura vasca del siglo XX hallamos dos tendencias divergentes: la popular y la culta. Magnífico representante de la primera es un vizcaíno de Mañaria, Evaristo BUSTINZA, más conocido por Kirikiño. En sus obras Abarrak (Restantes) deja correr sin artificio alguno el euskara de su pueblo dejando a un lado "el de los vascos del siglo futuro" como llamaba él a los puristas de su tiempo. Kirikiño describe la vida de los vascos de un modo ameno y el pueblo se lo agradeció leyendo sus libros.

Vizcaíno es también el poeta Esteban de Urquiaga, LAUXETA (1905-1937) nacido en Laukiniz (Bizkaia) pero afincado en Mungia (Vizcaya) y que fue fusilado en Vitoria durante la guerra civil. Lauaxeta no posee el dominio del euskara de su contemporáneo guipuzcoano Lizardi, ni tal vez su mirada distendida a la naturaleza que le rodea. Lauaxeta mira hacia su interior. La influencia de Lorca es clara en ocasiones:

Zidarrezko bost sastakai nork jasan daikez aldian? (¿Quién puede soportar en sus carnes cinco puñales de plata?)



En poesía vasca sólo escribe Jose Mari Aguirre Egaña (Xabier LIZARDI). Nació en Zarautz (Gipuzkoa) en 1896. Aunque pasó su infancia allí, casi toda su vida transcurrió en Tolosa (Guipuzcoa). Debido a un traslado laboral de su padre, toda la familia tuvo que trasladarse a dicha localidad, cuando él tenía alrededor de diez años.


Falleció joven, en 1933, cuando tenía 36 años, víctima de una enfermedad incurable en aquel entonces.



En aquella época dio a conocer José María Aguirre su pluma con el alias de Xabier Lizardi, y tuvo gran importancia su liderazgo en el proceso de constitución de la sociedad Euskaltzaleak.
Entre los años 1928-1930 fue su presidente y marcó las líneas maestras de la actividad de la sociedad en esa época: Euskal Egunkaria (el Periódico Vasco), Kirikiño Saria (Premio Kirikiño), Aur Egunak (Días infantiles), Ikastolak (Escuelas), Errenteriako Olerti Eguna (Día Lírico de Renteria),...

historia vascos imagen
historia vascos Photobucket - Video and Image Hosting

Bernardo ATXAGA, cuyo verdadero nombre es José Irazu Garmendia, nace en Asteasu, provincia de Guipuzcoa, el 27 de Julio de 1951. Es licenciado en Ciencias Económicas y en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Escribe sus primeras obras en vasco bajo el pseudónimo de Bernado Atxaga. Es autor de poemas, cuentos y novelas, así como de una veintena de libros para niños.

En 1983 recibe el premio "Xavier Lizardi" por su libro Sugeak begiratzen dionean (Cuando la culebra le mira). En 1989, Bernardo Atxaga es galardonado con el Premio Nacional de Literatura por su obra OBABAKOAK traducida a más de diez lenguas.
historia vascos Barra

EL EUSKERA

Si bien el núcleo original del euskara se encuentra en lo que fue denominado por los romanos, Saltus Vasconum (la zona pirenaica de Navarra),a partir del siglo III a.C. fruto de las expansiones y conquistas romanas y a los saqueos de las vascones navarros en territorios celtas próximos, nos encontramos con la situación lingüística del siglo XI d.C., en el cual el euskara es hablado desde parte de Cantabria al oeste, hasta parte de la provincia navarra y riojana al sur, mientras que al norte es hablado en parte de Aquitania.

Hoy en día la extensión de cada uno de los dialectos vascos, coincide exactamente con la extensión de las tribus vascas descrita por los historiadores romanos.

El vascuence a lo largo de su historia, ha ido acumulando y ampliando léxico en función de los pueblos con los que contactaba, conservando estos términos, en la mayoría de los casos, tal y como se tomaron de dichos idiomas, siendo muchas de sus palabras actuales de origen latino (hiri de iri, población;las terminadas en AIN o ANO, Andoain, Beasain,Legutiano,etc).

Es muy significativo que palabras que se encuentran en el habla de los TUAREGS saharianos, puedan escucharse diariamente en el habla de cualquier VASCOPARLANTE.
Hecho que ha podido surgir de la relación secular con un pueblo preindoeuropeo de presencia en la península más antigua que la vasca, los íberos (procedentes de Africa).

Un pueblo que tuvo contacto con Celtas y romanos, visigodos y bereberes.
A través de su sustrato básico en las tribus vasconas llegadas a Navarra, adquirieron términos que posteriormente pasarían a formar parte del castellano o latín vulgar.

La relación más estrecha se dio en la época romana, concretamente en la zona norte de Catalunya, donde se podian encontrar tanto poblados de habla éuscara como íbera, por razón de enrolarse en las legiones romanas muchos navarros o vascones.
Los textos en lengua íbera de la misma época, por el contrario, solamente han podido ser traducidos en un 7%.

Algunos lingüistas consideran que el ÍBERO, el ligur, el etrusco, las lenguas caucásicas, el euskara y las lenguas preindoeuropeas que en general se hablaron en Europa antes de la expansión indoeuropea, formaban parte de un mismo GRUPO preindoeuropeo en un pasado remoto, hace decenas de miles de años.
Este origen común tan alejado en el tiempo ocasionó, según ellos, la gran diferencia entre estos idiomas, que los convierte en reconocibles como parte de un mismo grupo lingüístico: LAS LENGUAS CAMÍTICAS o más conocidas como Amazin o lengua de los habitantes del Sahara.

Una teoría que cada vez tiene más base científica, dado que los parecidos entre los dos idiomas son casi absolutos, por lo que se considera muy plausible, la teoría de una EMIGRACIÓN en tiempos pretéritos de PUEBLOS nómadas de origen CAMÍTICO a zonas peninsulares y especialmente al Ager navarro, los cuales posteriormente, se fundirían con la población de habla céltica que allí se encontraba.


Ma ism-k? Zein duk hire izena? ¿Cuál es tu nombre (hombre)? En el bereber al igual que en el euskara, al tutear, en el caso de que te dirijas a una mujer o a un hombre, se utiliza una partícula verbal diferente.
En el caso masculino se utiliza la partícula -k- tanto en el bereber como en el euskara.

Ma ism-m? Zein dun hire izena? ¿Cuál es tu nombre (mujer)? En bereber en el caso femenino se utiliza la partícula -m, mientras que en euskara se utiliza la partícula -n.


El euskara posee PRÉSTAMOS muy numerosos de otros idiomas como el árabe, germano o celta.
Estuvo en contacto con el celta desde el siglo VIII a.C. hasta los siglos II - V d.C. Son topónimos celtas las localidades de Lezama, Ultzama, Deba,el árbol de Guernica o Kabuernigo en celta... Estos son unos ejemplos de términos en lengua celta, germana y árabe que se han conservado hasta nuestros días en el euskara:

Euskara Origen Castellano
Tegi Celta Sitio
Maite Celta Amado
Gori Celta Incandescente
Erbi Celta Liebre
Mendi Celta Monte
Orein Celta Ciervo
Orkatz Celta Corzo
Gerra (werra) Germano Guerra
Azoka (az-zuk) Arabe Feria
Alkate (al-qadi) Arabe Alcalde
Gutun (kutub) Arabe Carta, Escapulario

La lengua que sin duda influenció más al VASCUENCE fue la que llegó hace dos mil años a tierras del País Vasco, concretamente en el año 196 a.C., el LATÍN.

Influenció no sólo léxicamente, sino también gramatical y morfologicamente, muchas declinaciones y sufijos vascos tienen origen latino y proceden de declinaciones, sufijos o preposiciones latinas:

La preposición latina A da lugar a la declinación vasca -(r)A; echera (a la casa), hirira (a la ciudad).

El sufijo -cus latino (tecnicus, logicus), da lugar a la declinación -ko vasca; echeko (de la casa), haraneko (del valle).

El sufijo -dus (calidus, frigidus) da lugar al sufijo vasco -dun, que da lugar a palabras como euskaldun (persona poseedora de la capacidad de hablar euskara) o bizardun (persona poseedora de barba).

Influenció también de una forma considerable en el aspecto verbal, de hecho todavía no se sabe a ciencia cierta como se conjugaban los verbos en euskara antes de la llegada del latín.
Una de las investigaciones llevadas a cabo por los estudiosos en filología histórica que están desarrollando el protoeuskara, es saber cómo se conjugaban los verbos antes de la llegada de los romanos, dado que por ejemplo, algo tan básico para la conjugación verbal vasca como el morfema perfectivo -tu, proviene del participio latino -tus: en vasco he cogido se dice hartu dut; me he metido, sartu naiz, ...
Del mestizaje del autrigón (celtas) y principalmente, del caristio (celtas)romanizados y de la lengua de los vascones, el vascuence, surgiría el actual dialecto vizcaíno.

Latín Euskara Castellano
Pax-Pacem Bake Paz
Cella-Cellam Gela Habitación
Lex-Legem Lege Ley
Tabula-Tabulam Taula Tabla
Rex-Regem Errege Rey
Gonna-Gonnam Gona Falda
Adventum Abendua Diciembre
Verbum-Verbam Berba Palabra
Martis Dies Martitzena (vizcaíno) Martes
Sabatus Zapatu (vizcaíno) Sábado
Domenica Domeka (vizcaíno) Domingo

En el siglo XI en el Monasterio de Yuso de San Millán de la Cogolla (Done Miliaga Kukula) en La Rioja, encontramos los primeros textos tanto en euskara como en lengua navarra románica, las Glosas Emilianenses. Unas glosas que servían para la comprensión de textos en latín y quizá para acercarlos al pueblo que desconocía el latín usado todavía por los clérigos. Uno o varios copistas anónimos escriben una serie de anotaciones en latín, navarro románico y euskara que comentan o glosan las partes más difíciles de entender.

Jamás hubo unidad política de la población vascoparlante desde parte de Cantabria hasta parte de Catalunya, sólo adscripción feudal al Rey Sancho III en el siglo XI,(Sancho Garcés III el Mayor y por breve periodo de años) y aunque el vascuence era la lengua hablada por la mayoría de la población rural, la lengua oficial no fue el vascuence, sino la lengua navarra ROMANICA, siguiendo los usos de la época de utilizar lenguas latinas para redactar los textos oficiales.

El segundo factor que debilitó al vascuence fue la división del Reino de Navarra por parte de este mismo rey, surgiendo de esta manera los reinos de Castilla y Aragón, que anteriormente habían sido condados.

Quedando el vascuence desplazado gradualmente como vehículo de comunicación cotidiano en esos reinos, debido a que el castellano era más útil para las relaciones comerciales.

Considerándose, a partir de los siglos XIV y XV tanto en Castilla como en Aragón, como una lengua propia del Reino de Navarra, como algo que había quedado de la dominación navarra de esas tierras en el periodo de los años 1000 a 1.034.
Aparte que en aquellas épocas, el vascuence, fue considerado por el cristianismo, como una lengua bárbara y pagana. Lengua y cultura latinas eran sinónimos de cristiandad, dado que la mayor parte de la población vasca era pagana.
A medida que avanzaban las lenguas y culturas latinas, avanzaba el cristianismo. Todo estaba en contra del vascuence.

Es muy significativo que en la Edad Media a partir del siglo XIV, tanto en Castilla como en Aragón se prohibiera lo judío, lo árabe y lo vasco, ya que representaban la religión hebrea, la islámica y la antigua religión pagana de Mari, restos de paganismo precristiano.




historia vascos Barra
historia vascos carro de helado
EL IDIOMA HOY

El vascuence es la única lengua que se ha conservado viva de las que se hablaban en la Península Ibérica cuando llegaron los romanos, en este sentido es la más antigua y sirvió de sustrato como sus convecinas (celta e ibero) para la formación de las futuras lenguas romances a lo largo de ese complejo proceso histórico que fue la romanización.

El castellano se impuso en la Edad Media como lengua coinética por necesidades de comunicación e intercambio, una vez perdido el conocimiento del latín.

Con el correr de los siglos y el desmembramiento del Imperio Romano, el latín que hablaba el vulgo fue mezclándose con las lenguas de las distintas regiones y diversificándose dio nacimiento a las lenguas romances.

En un momento determinado, el gallego entiende al castellano pero no al catalán.
El castellano, cuya cuna primigenia se encuentra en el País Vasco (Alava y Vizcaya), La Rioja y Burgos, se hace INSTRUMENTO DE COMUNICACIÓN imprescindible para el intercambio comercial en el eje Este Oeste, de tanta importancia en la época del Camino de Santiago.

En el avance hacia el sur de los reinos cristianos del norte, el castellano se despliega en abanico y tiene un gran éxito que no le viene de ser la lengua compañera del Imperio (falta por venir algún que otro siglo) sino de ser la lengua mediática en la que todo el mundo hace las tasaciones económicas.

Lingüísticamente hablando, el castellano es hijo del latín y nieto del euskera y desde su propio origen se habló en las zonas más romanizadas del País Vasco.

Los euskaldunes llamaron al castellano "erdera", es decir, los que hablan la lengua del medio o del centro ('erdi' significa medio, centro); sentían evidentemente que el euskera era su lengua y el castellano era otra lengua que tenía un carácter mediador en las relaciones comerciales, precisamente esta cualidad dará al castellano un gran auge y una capacidad de comunicación que le hará prevalecer.

En el País Vasco se hablan por tanto varias lenguas. La lengua más hablada es el castellano, que lo conoce el 100% de la población y lo habla de forma habitual más del 95%.
El euskera es hablado por un 25% de la población de los que un 16% lo hablan en clara diglosia y un 9% son bilingües.
Cuando en la actualidad algunos por intereses políticos dicen que el País Vasco es bilingüe, están generalizando al conjunto de la ciudadanía una identidad lingüística que posee un 10% de la población.

La política educativa del Gobierno Vasco ha querido incidir directamente en el habla social de la población, euskaldunizando en primer lugar al profesorado para que fuera el motor de la llamada "normalización lingüística de Euskadi".

¿Por qué, tras más de 20 años empleando muchos recursos económicos y humanos, no se ha conseguido?
Podemos señalar dos como las principales causas:
Por un lado, el coste social que ha provocado la diáspora del profesorado, extrañado en su propia identidad lingüística.
Y por otro, la falta de realismo de los mapas lingüísticos en los que se basó la euskaldunización, sirva como ejemplo el caso de Basauri que es definido como población bilingüe cuando su realidad lingüística es castellana por encima del 90 %.

historia vascos Barra
historia vascos Aurreku de Arteta
LOS IDIOMAS EN LA DICTADURA

En un texto ministerial de 1943, dirigido a la educación de los niños en el ardor religioso y patrio, se podía leer:

"Escuchad bien esto y para siempre, niños españoles: ¡El que de vosotros olvide su lengua española a la cambie por otra dejará de ser español y cristiano! ¡Por traición contra España y pecado contra Dios! ¡Y tendrá que escapar de España! ¡Y cuando muera, su alma traidora irá al infierno!."

¿Excepcional y sin paralelo, esta descomunal idiotez? Lejos de ello, es una fiel IMAGEN de las soflamas que el nacionalismo vasco lleva medio siglo esparciendo sobre su lengua nacional.
Son Sabino y sus continuadores tan españoles que hasta personifican con ejemplar perfección las viejas taras de iluminación y fanatismo religioso con las que, lamentablemente, fueron acusados los españoles en siglos anteriores.

¡Qué buen ministro de Cultura franquista habría podido ser Sabino!

Estas medidas fueron agriamente protestadas por importantes figuras del bando franquista ya desde antes del fin de la guerra.

Muy conocido fue el caso de Dionisio Ridruejo, Jefe Nacional de Propaganda, quien se encontró con la prohibición de difundir los manifiestos y folletos en catalán que había preparado —junto al futuro eminente historiador y académico Martín de Riquer— para la entrada en Barcelona a principios de 1939.

Y nada menos que el Jefe Nacional de Falange a la muerte de José Antonio, Manuel Hedilla, condenó en un discurso pronunciado en diciembre de 1936 la actitud de sectores de su bando sobre Cataluña y el País Vasco:

"Hay personas en nuestra retaguardia que no encuentran trabajo mejor que hacer por la patria si no es sembrar odio contra Cataluña y las provincias vascongadas. Y, cada vez que revolviendo sucios fondos y viejas cuentas han logrado su propósito, quedan satisfechos como si hubieran logrado una gran acción".

Como se ve hasta los más "fundamentalistas" del Régimen eran reacios a ir contra el catalán y el eusquera, aunque hubo mucho intento de prohibirlos por parte de algunos.

El franquismo se dedicó, fundamentalmente en los primeros y exaltados años del régimen, a llevar a efecto una política de represión lingüística que en unos casos provoca la indignación y en otros la burla.

Pero no toda esta política fue dirigida contra el vascuence o el catalán, sino que en muchos casos las principales destinatarias fueror lenguas extranjeras.

De este modo los rótulos y carteles comerciales tuvieron que sustituir los términos extranjeros (Royal, Restaurant) por términos castellanos, y otras medidas que entran de lleno en la ridiculez.

Y ya más tardíamente, es muy conocido el caso de la prohibición de que Joan Manuel Serrat participase en el Festival de Eurovisión de 1968 cantando en catalán, ante lo que fue sustituido por Massiel.


Una vez alcanzada una relativa normalidad, si bien se siguió utilizando el castellano camo lengua administrativa general, como es de sentido común y acaece en cualquier otro país plurilingüe, la utilización de las lenguas no castellanas alcanzó un grado que los eternos victimistas del nacionalismo NUNCA QUERRÁN RECONOCER.

Empezando por Cataluña, desde las primeras años 40 se reanudó la edición de libros en catalán, en un principio fomentada por las instituciones eclesiásticas y pronto extendida a cientas de títulos.

Por ejemplo, las abras completas de todas y cada uno de los literatos de la Renaixença (Verdaguer, Costa i Llobera, Rusiñal, Maragall, Oller, Vilanova, Guimerá, etc.) se editaran repetidamente desde 1943, así camo las de numerosas autores coetáneos (Sagarra, López Picó, Guerau de Liost, Riber, etc.).

De esos mismos años data la recuperación de la representación de obras de teatro en catalán. En 1959 se comenzó a editar en Montserrat la revista en catalán Serra d’Or.

La Enciclopedia Catalana comenzó a publicarse en 1970. La edición de revistas de todo tipo en catalán fue generalizada, así como la institución de premias literarios en dicha lengua, reanudados en 1947, coma el Joanot Martoreli.

Se pueden calcular en unos tres mil los libros en catalán editados entre 1940 y 1965, disparándase progresivamente la cantidad en años posteriores: Albert Balcells anota 200 nuevos títulos en 1952, más de 400 en 1966 y 548 en 1967 .

Quien quiso aprender catalán —o cualquier otra lengua regional— pudo acudir a las academias que a ello se dedicaban, como el Centro de Información Católica Femenina desde 1953.

Y, evidentemente, el uso generalizado de la lengua catalana por los catalanes no pudo provocar otro resultado que una espontánea y progresiva normalización.

A pesar de ello, pervivió la fobia hacia la lengua catalana en algunos altos cargos del régimen. Muy conocido fue el caso de Luis Martínez de GALINSOGA, director de La Vanguardia, principal diario de Cataluña.

El domingo 21 de junio de 1959 protestó airadamente en la sacristía de la parroquia de Sant Ildefons de Barcelona porque el sermón se estaba haciendo en catalán. Aunque le explicaron que el resto de las misas se celebraban en castellano, estando completamente autorizado hacerlo también en catalán, Galinsoga salió de la iglesia enfurecido, y dijo: "catalanes de mierda."

Como consecuencia de este hecho se organizó una campaña ciudadana de protesta contra Galinsoga —en la que se distinguió Jordi Pujol, futuro presidente de la Generalitat— dándose muchos barceloneses de baja de La Vanguardia, rechazando ejemplares en los quioscos y retirando la publicidad.

Al cabo de seis meses Galinsoga fue cesada por el Gobierno coma director del diario.

En cuanto al vascuence, la situación fue igual. Las ediciones de literatura en vascuence se cuentan por miles, y desde fechas tan tempranas como 1941.

Por ejemplo, en 1952 se fundó la editorial Kuliska Itzaropena, dedicada a libros en vascuence. En 1961 se fundó la editorial Auspoa, dedicada asimismo a revitalizar la lengua.

En vascuence publicaron durante el régimen franquista multitud de cancioneros y recopilaciones de leyendas, cuentos y novelas.

Desde 1961 existió un curso de vascuence por correspondencia, en discos, de la CCC. Desde los años 60 se celebró la Feria del Libro y Disco Vascos. También en pleno franquismo (1948) editaba la Diputación guipuzcoana la revista literaria en vascuence Egan, que sería utilizada por numerosos escritores nacionalistas.

Y la editorial Lur dedicada a promover la literatura moderna en vascuence, empezó a funcionar a finales de los 60.

ESTORNÉS LASA fundó la Editorial Auñamendi a su regreso a España en 1958.

En 1968 publicó el primer volumen de su monumental Enciclopedia General Ilustrada del País Vasco, que lleva ya publicados más de 60 volúmenes. La editorial Auñamendi está dedicada a la publicación y difusión de obras de tema vasco, escritas en castellano, eusquera o en ambas lenguas.

En 1968 nació en Vizcaya "Euskeraz" grupo en el que participaban personas de ideología varia en vascuence. Se cuentan por cientos los estudios de lingüística, ortografía y sintaxis del vascuence, de historia de la literatura vascuence, de orígenes y geografía histórica del vascuence, de diccionarios, etc.

Las ikastolas estaban subvencionadas por el Ministerio de Educación Nacional desde finales de los 60.

De fuentes del profesor LAINZ.


historia vascos Barra

historia vascos Cestona

NOVÍSIMA GRAMÁTICA DE VASCUENCE

¿El origen del euskera?


Hacia esa posibilidad me inducen los datos que creo haber reunido en mi intermitente investigación de muchos años. Cuando edite mi Catón podré ofrecer al lector con amplitud la materia prima detectada, el método de análisis empleado y la posibilidad que tenemos los vascos, si nos empeñamos, de mostrar el origen de nuestra lengua y el porqué de su facilidad para formar palabras, basándose en el silabario creado por los inventores, que les permitía multitud de combinaciones de sonidos especificados.


Dejo a los topónimos de otras latitudes de Europa, que algunos filólogos juzgan como fósiles vascos, la tarea de demostrar hasta dónde llegó la expansión de la lengua: según unos, inventada por los europeos; según otros, dialecto del Ibérico, y, según los que la hablamos, euskera o vascuence.

Aquí, me limito a sintetizar los motivos de mi decepción sobre la interpretación de los topónimos y la reacción que me produjo, seguida del modo de búsqueda que acabó en fracaso y la idea clave que me dio la pauta para llegar a resultados positivos.

1. Los topónimos

El vocabulario que acordaron los inventores del euskera consistió en la fijación de unos sonidos articulados con significación concretadora. Su finalidad era el reparto del mundo que habitaban.

Según la voz articulada, especificaban el término comunal y las modalidades de fraccionarlo y su ubicación precisa. Así surgieron los topónimos vascos, que no son nombres inventados para diferenciar los territorios sino la descripción de cada lugar segregado.

Los topónimos sólo son inteligibles en la lengua en que fueron implantados y los prehistóricos, aún vigentes, han resistido el paso de las lenguas invasoras. Son las únicas reliquias sonoras de nuestros ancestros: basta con pronunciarlos y entenderlos.

Su garantía de antigüedad depende del número de sílabas de cada vocablo: a menos sílabas, más arcaico. Los topónimos monosílabos existen desde el origen de la lengua, ya que el sonido articulado o sílaba es el átomo del lenguaje.

2. Mi chasco

Tendría 11 años, cuando un primo de mi abuelo materno provocó mi curiosidad. Afirmó que nuestros apellidos provienen de caseríos y que cada uno debe buscar los suyos, localizando casas rurales de idéntico nombre.

El lugar de mis vacaciones infantiles fue siempre el caserío Arrue de Zaldibia, morada de mis abuelos y tíos paternos. Muchos domingos íbamos a misa a Gainza y pasábamos delante del caserío Mendizabal Txiki (monte ancho menor), situado en terreno llano, y a escasos metros de Mendizábal Aundi (mayor), al pie de una minúscula colina.

Una de las veces pregunté a mi tía: –¿Cómo tienen ambos esos nombres, si aquí no hay monte? Y la tía, no sin sorna, me replicó, señalando con el dedo la colina que bordeábamos:

– ¿no ves que en este montecillo caben 4 montes de verdad?

Los montes ironizados eran los nombres de sus cuatro caseríos: Elurmendi (monte de nieve), que paradójicamente está al pie de la colina, Eizmendi (monte de caza) en su cima y los dos Mendizabal (montes anchos, menor y mayor) en los caminos que la bordean.

Para contraste, ni un solo pico de la sierra de Aralar, que teníamos a la vista, se llamaba mendi. Tampoco los de Aizgorri, al sur... Sólo Burumendi (así le llamábamos) sonaba a monte en el Goiherri, que, para colmo, significa monte de la cabeza (¿de quién?).

3. Mis montes falsos

Para mí era evidente este dilema: o es falsa la traducción de mendi como monte o estos topónimos son erróneos: Mendizabal de Arama en una hondonada; Mendizabal de Lazkano (en plena vega) y Mendizábal de Goiaz (cerca de la parroquia); Lazkaumendi (barrio en una meseta poco elevada) y Arranomendi (antiguo ayuntamiento de Olaberria y Lakano); en Abalzisketa: las dos casas Garmendia y Otamendi; en Amezketa: Larramendi y Otamendi; en Ordizia: Arramendi y Arnimendi; en Beasain: Arizmendi, Andramendi, Arantzamendi, Salsamendi y Ugartemendi. Etc.

Aparte de la carencia de monte en los mencionados caseríos y sus heredades, es absurdo pretender que Adramendi signifique el monte de las mujeres; Arantzamendi: el monte de las zarzas, Arizmendi: el monte de los robles, Arranomendi: el monte de las águilas, Arzamendi: el monte del oso, Azurmendi: el monte de huesos, Burumendi : el monte de la cabeza, Eizmendi: el monte de caza, Elurmendi: el monte de nieve, Illarramendi: el monte de guisantes; Itxasmendi: el monte del mar; Larramendi: el monte de zarza o zarzal, Otamendi: el monte de árgoma, Salsamendi: el monte de salsa, Zubimendi: el monte del puente, etc.

Los fundadores que bautizaron con esos nombres sus caseríos sabían lo que significaba la palabra mendi y la nula similitud de sus haciendas con el monte inculto. Y, ¿los que aún siguen conformes con una contradicción tan de evidente, cuándo se van a enterar de que Mendia es una deformación de Me-n(a)-ti-a?

4. A la greña con los diccionarios

Los diccionarios de euskera convienen en que la palabra ola significa ferrería o fábrica. Pero hay topónimos que dejan en ridículo ese significado. Ejemplos: Antzuola (pueblo); Astola en Abadiano, antigua audiencia del Duranguesado; Azaola en Olaberría; Barriola en Gainza; Itola en Beasain, Lastaola en Astigarreta, Sasiola en Deba etc.

¿Tiene sentido que Antzu (esteril)-ola se traduzca fábrica de esterilizar?; Asto (burro)ola: ¿fábrica de burros?; Aza (berza)-ola: ¿fábrica de berzas?; Barri (novedad)-ola: ¿fábrica de novedades?; Ito (ahogar)-ola: ¿fábrica para ahogar?; Lasto (en palabras compuestas lasta: paja)-ola: ¿fábrica de paja?; Sasi (zarzal)-ola: ¿fábrica de zarzales?...

Si erre y errea significan quemar y quemado, ¿a qué nos agarramos para justificar que esa misma palabra con algunas desinencias puede significar realidades contradictorias?

Por ejemplo, erre-ka que significa en su 1ª acepción: ir de incendio en incendio; y en la 2ª: río, como si fuera un bombero. Lo mismo ocurre con erre-z, que significan en 1ª acepción: quemando; y en la 2ª: fácilmente. Y ¿cómo se armoniza el quemar de erre con el significado de erre-na (cojo/a) o con el de erre-pe (ubre de hembra de mamífero), o con el de erre-za (fácil)?

En el caserío llamábamos aga a la vara larga para sacudir castaños, nogales y avellanos. Cuando empezamos a estudiar euskera en el colegio, nos enseñaron –y no como invento del profesor– que la desinencia aga significaba abundancia de la cosa señalada por la palabra. Cuesta que creer que Arriaga (Arri: piedra) signifique lugar abundante en piedra, porque en la famosa aldea –cercana a Vitoria, de donde tomó el nombre la Cofradía que se reunía en ella– cuesta ver una piedra y rebosa de tierra.

¿Astaburuaga (asta: burro y buru: cabeza) querrá decir lugar abundante en cabezas de burro? Eztenaga, caserío de Idiazabal, ¿puede ser lugar abundante en aguijones o leznas, como exigiría su traducción?. Iturriaga ¿sería lugar abundante en fuentes o caserío ubicado más arriba de una única fuente?

5. Mi experimento
Harto de que el euskera en uso no me ayudara a descifrar un solo topónimo, cambié de plan. Me indujo a ello el razonamiento de que, si nuestra lengua era prehistórica, sus inventores no pudieron crear palabras de varias sílabas y descompuse los vocablos en monosílabos. Luego ensayé a formar bisílabos de estas dos maneras:

1) Fijando la sílaba elegida en primer término y haciendo pasar por el segundo a las restantes, para averiguar con cuáles formaba palabras conocidas;

2) Luego operé al revés. Fijé la sílaba elegida en el segundo término e hice pasar por el primero a las restantes. Mi pretensión era averiguar así cuántas segundas sílabas eran algo de cada primera o, con otras palabras, cuántas acepciones tenía cada primera sílaba; y, por la segunda modalidad, quise saber de cuántas realidades era complemento.

El resultado fue sorprendente:

1) cada vocal era una sílaba independiente;

2) las vocales formaban palabras sin concurso de las consonantes;

3) existía una jerarquía entre las vocales y el comportamiento entre ellas era desigual; y

4) todas las vocales ocupaban la sílaba inicial de los bisílabos, en los que la segunda era de consonante.

En las sílabas de consonante, primero va la consonante y le acompaña cualquiera de las cinco vocales. Las vocales concretan o la clase de suelo señalado (A,E,O) o sus límites (I, U). Las consonantes refieren la ubicación y modalidad del topónimo.

El orden de aparición de las 5 vocales fue: O, I, A, U, E.

Las 12 consonantes originales vascas: B, D, G, K, L, M, N, P, R, S, T y Z.

6. El significado de cada vocal

1) O.-Era el medio natural, sin límites ni modificaciones del suelo, en que vivían los inventores de la lengua. Consumían lo que les producía espontáneamente la tierra.La O inicial de los topónimos es hegemónica y significa que procede de ella la realidad que expresa lo que sigue. Por ejemplo, en los caseríos o términos que empiezan por O significa que proceden del reparto de términos comunales.

La O final significa todo (Ori-O, Berri-O, Deri-O) lo expresado por la palabra que remata.

La O sola o acompañando a cualquier consonante significa que su contenido es inculto y está por elaborar.

2) I.- Significa límite. Comenzó a existir como Oi para señalar las divisiones de la O y los límites de los nuevos territorios colectivos.- La I inicial marca el límite desde donde empieza algo.-
La I que sigue a una vocal o sílaba de consonante significa fin de la superficie encerrada en ellas.- Pero muchas veces la I inicial significa camino o ruta, por ser línea divisoria y no admitir ninguna de las dos partes, separadas por ella, que los extraños viajaran por el interior de sus dominios.

3) A.-Significa lugares o cosas realizadas por el hombre. Su acepción peculiar es la de modificación de lo rural y elaboración de instrumentos. Tiene su origen en Oa, parte del término comunal que ha sido alterado para convertirlo en asentamiento, tierra cultivada y objeto elaborado.- Como vocal inicial, la A es el sustantivo del que dependen los elementos que expresa la palabra.

Las vocales que ajustan su contenido son la I, como límite (Ai), y la U, como su exterior o perímetro (Au).-Como final de palabra, la A es el resultado de la descripción que hacen el resto las sílabas precedentes (Ba-na-tu-A: la cosa repartida a cada uno).-Es tan hegemónica, que toda palabra, cuya última sílaba conste de cualquiera de las otras 4 vocales, debe terminar siempre en A (me-a [delgado/a], gi-a [lugar del límite de arriba], lo-a [la acción de dormir], su-a [la cosa de un hueco cerrado o fuego].

Nota: La conversión de la A final en artículo es un artificio ajeno al euskera y modalidad alienante del significado que tuvo la palabra A durante milenios. Fue una adulteración efectuada por los escritores en euskera, siguiendo la moda de las lenguas vernáculas circundantes, surgidas en la edad media de la degradación del latín. Ni el euskera genuino ni el latín conocieron artículos.

4) U.-Significa el exterior o perímetro circundante de todos los espacios, superficies y objetos.- La U, como sílaba inicial, sólo precede a la vocal A y a sílabas de consonante. Como final de sílaba, sólo acompaña a la A(u) y a las de consonante Ga (u), La(u), Na(u) y Za (u).

5) E.-Significa lugar aislado, emancipado, autónomo, vedado.- Como sílaba inicial, sólo precede a la A (Ea), a la I (Ei) y a las de consonante (Ena). Nunca actúa de sílaba final.

El significado de cada consonante

1) B.-Significa la parte baja de los lugares y objetos. Su contenido depende de la vocal que le acompaña (Ba-tu, Be-tu, Bi-tu, Bo-ro, Bu-ru).

2) D.- Significa pendiente de arriba abajo (Da-za, Deza, Di-ma, I-Do-eta, a-Da-rra, u-Da, u-Da-la). Su contenido depende de la vocal que le acompaña.

3) G.- Significa la parte de arriba de lugares y objetos. El contenido depende de la vocal (Go-i, Go-ra, Ga-i-na).

4) K.- Significa recorrido. En sílaba inicial, la pauta depende de la vocal (O-ka, I-ka, A-ka-tu, U-ka-tu, E-ka-rri). En sílaba final, el movimiento es en la modalidad que le indica la palabra que le precede (Go-ra-ka, Be-ra-ka).

5) L.- Significa primer término por toda la periferia (La-ka, Le-na, Li-za, Lo-tu, Lurra). Su contenido depende de la vocal.-Los bisílabos La-Za, Le-Za, Li-Za, Lo-Za, Lu-Ze significan punto de partida y punto final, porque, si usted se coloca en la línea divisoria, está en el punto de partida para ambos lados y en el punto final de ambas partes.

6) M.-Significa margen desde donde empieza un territorio. Si el margen no necesita señalización por ser evidente (orilla de río, lago, mar o crestería de monte), la M va con su vocal; pero si los márgenes necesitan señalización (mojones, setos, líneas visibles), la sílaba, excepto en i, toma una r (Mar-a, Mor-o, Mur-o). Como sílaba final, la M sólo va acompañada de la A (ma) y significa que es el margen del lugar que ha descrito el resto de la palabra.

7) N.-Significa cada parte de una línea divisoria (Ar-na, Er -na, Ur-na; ai -na, bai-na, gai-na, lai-na). En los repartimientos, cada una de las porciones iguales en que se fracciona un todo: Ba-na, que significa uno a cada uno. El contenido depende de la vocal.

8) P.- Significa la cara de encima o visible de las cosas (a-Pa-rra, e-Pe-a, i-Pi-ni, oPo-a, aiz-Pu-ru). Su contenido depende de la vocal, que a su vez depende de la que lleve el objeto al que cubre (ta-Pa, la-Pa, Pa-la, sa-Pa-ia, le-Po-a).

9) R.- Significa límite local. Concreta de forma visible la divisoria de la superficie arrebatada al término comunal, aislándola (O-a-R).-Como monosílabo, su sonido era siempre de Rr fuerte. Concreta el tamaño de lo que expresa cada vocal (Ar, Er, Ir, Or, Ur) y cada sílaba de consonante (Ba-Rra, Ba-Rre, Ba-Rri, Ba-Rro, Ba-Rru).

La R inicial expresa el comienzo del matiz de la vocal que le acompaña.- Sólo con la vocal A forma sílaba final de palabra.

10) S.-Significa una superficie cerrada. La modalidad del contenido depende del matiz de las vocales. La excepción es con la vocal I (Si) significa cerca o cierre: A-si, E-si y Sa-si ; y lo mismo como infinitivo de los verbos: erakut-si, et-si, ika-si, iku-si, irakat-si...

En los bisílabos la S toma la misma vocal que la otra consonante: Sa-Da, Sa-Ga, Sa-Ka, Sa-La, Sa-Ma, Sa-Na, Sa-Ra, Sa-Ta. –Ba-Sa, Ga-Sa, Ka-Sa, La-Sa, Ma-Sa, Na-Sa, Ra-Sa, Ta-Sa. –Se-Me. –So-Lo, So-Mo, So-Ro So-To, –Mu-Su, Su-Tu, etc.

11) T.-Significa la medida de los asentamientos primitivos. Recuerdan su procedencia comunal (O-To-a, O-Ta-lo-ra, O-Te-a, O-Te-gi-a). Lo evidencian mejor: A-I-Ta (padre, que toma el nombre de la tierra limitada que le corresponde), Ba-Ta (uno), Lo-Te (lote, porción emancipada del primer término comunal), So-R-Ta (haz, de leña, hierba, helecho..., que se podía extraer de los lugares acotados del término comunal), O-Ta-rra (cesta y medida de los frutos secos de castañas, bellotas, nueces, avellanas..., que se permitía recoger en los bosques comunales).-

Incluso la pregunta ¿de dónde es fulano?, se formula así: Nun-Ta-rra da? (¿de qué Ta, con
límite identificador, es fulano? Y para la respuesta oportuna basta con citar el lugar y añadirle Ta-rra: LEZO-ta-rra (de Lezo), ZARAUTZ -ta-rra, ORIO-ta-rra..., aunque, según la sílaba en que terminan los nombres de las localidades, se tiende a suprimir la Ta: DONOSTIA-(ta)-rra, TOLOSA-(ta)-rra, MOTRIKO-(t)a-rra. Etc.

12) Z.-Significa lo último de lo que expresa su vocal (Za, Ze, Zi, Zo, Zu). Como sílaba inicial, el territorio último (Za) tiene como límites la I (de ahí que Za-I-Tu se traduzca por limitar y vigilar) y Ra (Za-rra, que originalmente significaba la divisoria de la zona última y, a partir de la modificación de los límites, recordaba la ubicación del antiguo y empezó a significar viejo, vieja, –única acepción que le dan los diccionarios–.

Za como final de palabra va con todas las vocales y todas las sílabas de consonante y que no hay más de lo que expresa cada una.-Ze marca lo último desde donde empiezan la propiedades. Por ejemplo, Ze-rr-O (Ze, última propiedad, limita –Rr– con término comunal, O).-Zi, como sílaba inicial, es la línea divisoria última, por ejemplo, Zi-ma (cumbre, donde se sitúan la margen de cada vertiente).-

Zo es lo último de lo comunal.-Zu significa el exterior de lo último. Fue la palabra primitiva que significó vosotros.- Zu significa también el cambio de territorio y de jurisdicción. Por ejemplo, Zu-bi-a (cada orilla –del río divisorio carente de nombre– marca un territorio distinto (Zu) y las dos (bi) jurisdicciones comunica una construcción artificial (a).


8. Las consonantes reversibles

Son 6: L, N, R, S, T y Z.-Se divorcian de la vocal propia, generalmente la A, y forman sílaba con la precedente. La comprobación más fácil es tomar la sílaba, precedida de vocal y formar trisílabo con Tu, para convertirlas en verbo, y con Za, para mostrar dónde acaban.

1) A-La: A-L(a)-Tu: A-l-tu-na: Altuna.- A-L(a)-Za: A-l-za: Alza.

2) A-Na: A-N(a)-Tu: an-tu [andu], Andu-aga.-Andu-E-R(a)-Za: An-du-er-za:Anduertza.

3) A-Ra: A-R(a)-Tu: ar-tu-a: artua.-A-R(a)-Za: Ar-za: arza.
4) A-Sa: A-S(a)-Mo-a: Asmoa.-O-Sa: O-S(a)-Tu: ostu.

5) E-Ta: E-T(a)-Si: e-t-si: etsi.-E-T(a)-Sa-I-A: e-t-sa-i-a.

6) A-Za: A-Z(a)-Tu: a-z-tu: aztu; E-Z(a)-Tu: eztu; O-Z(a)-Tu: oztu.


9. Consonantes galopantes

En euskera son 4: B, D, G y T.-Se tragan su vocal y saltan a formar sílaba con la siguiente, de idéntica vocal a la eliminada, y de las consonantes L y R.

1) B: B(a)-La-S(a)-Ko: B-La-S-Ko: Blasco.-B(a)-La-Z(a)-Ke-Z(a): B-La-Z-Ke-Z: Blázkez.-B(a)-La-Ne-S(a): B-La-Ne-S: Blanes.- B(a)-Ra-I-Na: B-Ra-I-Na: braña.B(

i)-Ri-N(a)-Ko-La: B-Ri-N-Ko-La: Brínkola.- B(i)-Ri-Na-S(a): B-Ri-Ra-S: Briñas.

o)-Ro-N(a)-Ka: B-Ro-N-Ka: bronca.

2) D.- A-D(a)-Ra: A-D-Ra: Adra.-An-D(a)-Ra-Ka: An-D-Ra-Ka: Andraka.-An-D(a)Ra-.Me-N(a)-Ti-A: An-D-Ra-Me-N-Ti-a: Andramendia.ç

3) G.- G(i)-Ri-Na: G-Ri-Na: griña.-, G(a)-Ra-Na-Da: G-Ra-Na-Da: Granada.- A-ZaG(

a)-Ra: Azagra,

4) T.- T(a)-Ra-Ba-Ko-A: T-Ra-Ba-Ko-A: Trabakoa.-T(e)-Re-ku: T-Re-Ku: treku.T(

i)-Ri-ki T(a)-Ra-Ka: T-Ri-Ki T-Ra-Ka: triki traka.-T(o)-Ro-S(a)-Ka: T-Ro-S-ka: troska.-T(o)-Ro-Zo: T-Ro-Zo: trozo.

10. CONCLUSIÓN
Mientras no se recupere este silabario, inventado por los creadores del euskera, y su método descriptivo para determinar los topónimos, o sea, especificar los fraccionamientos rurales autorizados por el colectivo autóctono vigente, la Academia no tendrá más criterio que el vocabulario en uso y la moda temporal para declarar las palabras correctas e incorrectas.

Esto le conduce a incongruencias como escribir Ma-hai-a (mesa) y Mai-tasuna (amor), cuando las descripciones que inventaron nuestros ancestros fueron: Ma-I-A (de derecha izquierda, objeto [A] cuyo límite [I] es su margen [Ma]

Ma-I-Ta-Su-N(a)-A (de derecha a izquierda: el hecho [A] que tiene lugar en una porción [Na] cerrada [Su], lo que abarca [Ta] la mesa [Ma-i], cuya A ha pasado a la A final, simcopando la a de N[a]-A.

No hay modo de saber el tiempo necesitaron los creadores del euskera para lograr el
vocabulario que se ha trascrito. Pero hasta la edad moderna no tuvieron necesidad de añadirle un monosílabo más ni para formar frases, verbos, numeración, calendario... y los nombres de los componentes de la familia, vecinos, animales y utensilios, etc.

Su método descriptivo les proporcionó las soluciones sin necesidad de académicas caviladores.


Si los arqueólogos entienden el lenguaje de los restos y fósiles, ¿cuánto mejor podremos comprender nuestro pasado, si aprendemos a escucharos, porque el vocabulario monosilábico que ellos inventaron es el silabario de nuestros vocablos y sólo nos falta comprender que sus descripciones rurales, de tantas palabras monosilábicas como exigiera la concreción precisa del lugar, no son una palabra inventada para cada concepto.


Por ejemplo, para ellos Ba-I (de derecha a izquierda, era límite [I] de la parte baja [B] de un lugar modificado [a]. De ahí que ba-i-tu significara limitar la parte baja de un lugar.

Ba-i empezó a significar Si, porque la I [el límite] era el comprobador de si la persona o el animal había entrado o no en la parte baja vedada. En el lenguaje actual Bai significa Sí y apresar. La descripción primitiva nos expresa gráficamente el fenómeno rural al que se referían y el significado actual nos revela para qué concepto se ha utilizado.

Por MARTIN MENDIZABAL


ORIGEN LIBIO y CÉLTICO de la lenguas.

La lengua vasca y berebere, en particular la hablada en la región de los montes Atlas de la antigua Mauritania y los territorios de la antigua Persia, sigue mostrando evidente similitud a pesar del tiempo transcurrido y de las distintas influencias recibidas; esta similitud actual, era identidad en las fechas en las que aparecieron los vascones en la montaña navarra, como confirman los nombres, toponimia y vestigios arqueológicos encontrados en la península.

Los almohades procedentes del Atlas marroquí que invadieron la península ibérica rezaban, se comunicaban y hacían sus discursos en la lengua berebere amazigh.

De esta lengua ha quedado abundante toponimia tambien en las islas Canarias donde las tribus bereberes allí asentadas entraron en un proceso de tribalización similar al de los vascones en la montaña navarra; de raiz berebere son las palabras guanches (gu, nosotros), gomera (komera-), adeje (adegi), tacoronte (toki-gorontz), tegueste (tegi-geste), agulo (agun-lo) etc.

Tambien son de lengua amazig los nombres AMAYA y AREITIO comunes entre los tingitanos de Mauritania que entraron con Abderraman III en el 912; erio, derramamiento, manantial, exhaltación, areitio palabra que anunciaba el final de la ceremonia de desvirgar a la novia los tingitanos, que al igual que los vascos encuentran tambien sus raices en Egipto.

Posteriormente, la identidad de la lengua vasca y berebere sigue manifestándose en los manuscritos del siglo XVI de los archivos coloniales galos de Aix-en-Provence escritos en la lengua amazigh.

Al igual que las lenguas indoeuropeas, que son dialectos de la lengua celta, la diversidad en el panorama de la lengua berebere tiene un único sustrato básico - camítico – que es el LIBIO antiguo, y al igual que las indoeuropeas, la berebere es una única lengua fragmentada en dialectos.

Los primeros Indo-Europeos en alcanzar Europa fueron los celtas.

Desde el primer milenio aC, los pueblos de la Europa Occidental conocían y utilizaban la escritura.

Los textos que han sobrevivido, que datan de unos 500 aC, establecen el mapa linguistico europeo de la época y de ellos se desprende que la gran mayoría de las lenguas modernas europeas pertenecen a una única gran familia llamada Indo-Europea.

TODAS estas lenguas descienden de un ANCESTRO COMÚN, o lo que es lo mismo, todas surgieron de lo que no era otra cosa que dialectos regionales de una misma lengua.

En el siglo 500 aC las lenguas celtas se hablaban en la mayor parte de España y Francia, Austria, Suiza, Sur de Alemania, Norte de Italia, Bretaña e Irlanda. La lengua celta ya se hablaba en la Península ibérica un siglo antes de que los celtas poblaran el norte de Italia.

Las primeras manifestaciones culturales que se conocen en la Península, como la cultura de Argar y la cultura de los Campos de Urnas mantienen una sintonía plena con demostraciones culturales centroeuropeas y dan cuenta de la profundidad y calado de la cultura celta en la España prerromana.

Nada sabemos de las lenguas que podían haberse hablado con anterioridad.

La indoeuropeizacion de la península por los celtas se produjo en dos oleadas, protoceltas 900-850 aC y celtas entre 650-500 aC. En esta época el este y el sur de la península eran poblaciones iberizadas. Los celtas usaban la escritura y dejaron legados escritos, entre los que destaca la tabla de Botorrita





historia vascos imagen
LARRAMENDI
Nacido en Andoain en 1690, la figura de Larramendi constituye uno de los mayores pilares de la literatura vasca del XVIII por no decir el ÚNICO. Si en el XVII destacaba la figura de Axular, ahora será Larramendi el eje de la literatura de este siglo y posteriores.

Larramendi estudió en la compañía de Jesús, estuvo en Salamanca, Palencia y Valladolid dando numerosas charlas y clases y fue el confesor de la viuda de Carlos II. Cuando volvió al Norte se situó en Bayona y poco después en Loyola, desde donde se desplazaba continuamente para realizar numerosos actos en diferentes lugares.

Si algo caracteriza a Larramendi es la fiel e incondicional defensa de la lengua vasca y su impertubable carácter para "inventar" palabras y enredos.

Publicó las siguientes obras:

- De la antigüedad y universalidad del Bascuence en España: publicada en 1728. Constituye una auténtica apología y defensa del euskara ante los que atacaban a la lengua vasca. Según la creencia de Larramendi, el euskara fue alguna vez, una lengua extendida por todo el estado español.

- El imposible vencido. Arte de la Lengua Bascongada (1729): Considerada como la primera gramática del euskara, con esta obra Larramendi pretendió callar las voces que defendían la idea de que la lengua vasca era un idioma sin ningún orden, y tuvo mucho éxito porque los estudiosos del tema no existían.

- Diccionario Trilingüe del Castellano, Bascuence y Latín (1745). Una obra monumental dividida en dos tomos. Tras una larga apología de la lengua vasca en la introducción, Larramendi nos ofrece la oportunidad de consultar las palabras en latín, euskera y castellano.

historia vascos imagen
BURKA (arabe) y BURUKO (euskera)

El vascuence puede analizar hasta el monosilabismo la palabra BURUKO>BURKO

de buru "cabeza" +-ko, caso locativo.

BURU de oru "solar"+ b- "asumido por analogía por el arquetipo humano ba "sikhe".

Es manifiesta la analogía en frases como "su rostro resplandecía como un sol".

BURUKO "lo relativo a la cabeza", como "buruko oihala/pañuelo de la cabeza",

BURKO "almohada" de apoyo a la dabeza, BURKA "velo de las mujeres árabes para tapar el rostro".

La diferencia o/a entre ambos conceptos es irrelevante.



"BURKA" y "Haren"

Aunque en España, por las obvias limitaciones del entorno cultural ninguno de estos dos vocablos ha podido alcanzar la praxis social de sus territorios de origen, lo cierto es que su significado coincide exactamente con el que tiene en esas poblaciones de cultura morisca.

La palabra vasca burko-a (la diferencia o-a no existe en las lenguas de procedencia) "FUNDA DE TELA", es plenamente coincidente con su significado morisco y lo mismo es aplicable al vocablo "haren" que en vasco sirve para denominar lo que es propiedad exclusiva del hombre "LO QUE PERTENECE AL HOMBRE" o "es propio del hombre"; las connotaciones culturales de estos dos términos son tan singulares y específicas de una determinada cultura, que por sí solas establecen el origen étnico cultural de los vascos, a la vez que explican su aislamiento y hostilidad hacia los pueblos célticos franco-españoles del entorno en el que establecieron sus asentamientos.

Incluso en los albores del S.XX las propias palabras de Sabino Arana delataban su procedencia cultural, al expresar la extrema repugnancia que le producían nuestras costumbres tradicionales, fiel continuación de las de nuestros ancestros celtas (o "maketos" según Arana), pueblo alegre y festivo que siempre celebró y bailó en público con sus mujeres.

La repugnancia hacia nuestras costumbres que los EUZKADIANOS consideraban tan indecentes, la dejo plasmada el lider espiritual del nacionalismo vasco en los siguientes términos:

" al norte de Marruecos hay un pueblo cuyos bailes peculiares son indecentes hasta la fetidez, y que al norte de este segundo pueblo hay otro cuyas danzas nacionales son honestas y decorosas hasta la perfección; y entonces no les chocaría que el alcalde de un pueblo euskeriano prohibiese bailar al uso maketo, como es el hacerlo abrazado asquerosamente a la pareja, para restaurar en su lugar el baile nacional de euskeria." (Sabino Arana)

Tan exagerada repugnancia hacia los bailes tradicionales de los celtíberos españoles, es más propia de la sociedad de la CABILIA berebere (ver Intelligentzia Critica de Pierre Bourdieu) y en general de la población morisca que oculta a sus mujeres bajo una funda de tela (burka-o en vasco), que de nuestra cultura indoeuropea, básicamente matriarcal; por lo que respecta al muy virtuoso baile nacional de euskeria que tanto ensalzaba Arana, se trata simplemente de nuestra jota aprendida por los vascos, en la que la única aportación vasca consiste en que la bailan los hombres solos mientras los espectadores adoptan la posición de firmes y el semblante serio o incluso severo, que para nosotros es mas propia de una ceremonia entre fúnebre y militar que del ambiente festivo y alegre de nuestros bailes tradicionales.

Por lo que respecta a la explicación que nos ofrece Ekhaitz Arrikibar, sobre el posible origen del vasco, situándolo en el área de la Aquitania en perfecta sintonía con la versión oficialista del nacionalismo vasco, no pasa de ser OTRO DESIDERATUM de esa corriente política, pues siendo la Aquitania la extensión natural y contigua de las restantes áreas pirenaica repobladas por los vascos, la explicación más obvia y natural es la de suponer que todos proceden del mismo tronco.

La similar orografía de la zona pirenaica aquitana, (que además fué española), ofrecía a los vascos las mismas características de adaptación a su forma de vida, facilitándoles el refugio natural que necesitaban tras sus incursiones y su consecuente aislamiento de las poblaciones del entorno.

El origen de la población vasca a uno y otro lado del pirineo es obviamente el mismo y por lo que respecta a los desplazamientos, lo que recogen las crónicas históricas es que la extensión de los vascos por el área aquitana fue posterior a la Edad Media.

historia vascos imagen
AMA, AMMA :Celta

Una palabra tan básica y no es eusquérica sino vasco-celta.

Ama es indoeuropeo (madre, Madre Naturaleza)

Variantes en diferentes idiomas indoeurop. : amë, amma, ammas, ammia, ammai, ammakki, ama.

Amia es celta (madre) en eusquérico sería "abuela" y ama=madre. Da que pensar , no????

Más nombres célticos: Ammio, Ammia

AMAYA, antigua capital cántabra, CIUDAD MADRE, incluye el sufijo. Ama-ia.


Lo único que llegaba hasta Amaya era Cantabria. Quedaba en los límites casi.

AMAYA, su último nombre Amaya Patricia. Fue finalmente destruída por Abderramán en 989. Se repuebla con Ramiro II y luego se pierde la pista ...

MAIA-MAYA es indoeuropeo también y lo encuentras en Escandinavia y en el Norte peninsular nuestro.


historia vascos imagen
UNAMUNO y el vascuence

Discurso de Unamuno en el Congreso el 9 de setiembre de 1.931 sobre las lenguas hispánicas y a propósito de la oficialidad del castellano

El Sr. Unamuno:

"Señores diputados, el texto del proyecto de Constitución hecho por la Comisión dice: «El castellano es el idioma oficial de la República, sin perjuicio de los derechos que las leyes del Estado reconocen a las diferentes provincias o regiones.»

Yo debo confesar que no me di cuenta de qué perjuicio podía haber en que fuera el castellano el idioma oficial de la República (acaso esto es traducción del alemán), e hice una primitiva enmienda, que no era exactamente la que después, al acomodarme al juicio de otros, he firmado.

En mi primitiva enmienda decía: «El castellano es el idioma oficial de la República. Todo ciudadano español tendrá el derecho y el deber de conocerlo, sin que se le pueda imponer ni prohibir el uso de ningún otro.»

Pero por una porción de razones vinimos a convenir en la redacción que últimamente se dió a la enmienda, y que es ésta: «El español es el idioma oficial de la República. Todo ciudadano español tiene el deber de saberlo y el derecho de hablarlo. En cada región se podrá declarar cooficial la Lengua de la mayoría de sus habitantes.
A nadie se podrá imponer, sin embargo, el uso de ninguna Lengua regional.»

Entre estas dos cosas puede haber en la práctica alguna contradicción. Yo confieso que no veo muy claro lo de la cooficialidad, pero hay que transigir.

Cooficialidad es tan complejo como cosoberanía; hay «cos» de éstos que son muy peligrosos. Pero al decir «A nadie se podrá imponer, sin embargo, el uso de ninguna Lengua regional», se modifica el texto oficial, porque eso quiere decir que ninguna región podrá imponer, no a los de otras regiones, sino a los mismos de ella, el uso de aquella misma Lengua.

Mejor dicho, que si se encuentra un paisano mío, un gallego o un catalán que no quiera que se le imponga el uso de su propia Lengua, tiene derecho a que no se les imponga. (Un señor diputado: ¿Y a los notarios?) Dejémonos de eso.

Tiene derecho a que no se le imponga. Claro que hay una cosa de convivencia -esto es natural- y de conveniencia; pero esto es distinto; una cosa de imposición. Pero como a ello hemos de ir, vamos a pasar adelante.

Estamos indudablemente en el corazón de la unidad nacional y es lo que en el fondo más mueve los sentimientos: hasta aquellos a quienes se les acusa de no querer más que vender o mercar sus productos -yo digo que no es verdad-, en un momento estarían dispuestos hasta a arruinarse por defender su espiritu.

No hay que achicar las cosas. No quiero decir en nombre de quién hablo; podría parecer una petulancia si dijera que hablo en nombre de España. Sé que se toca aquí en lo más sensible, a veces en la carne viva del espíritu; pero yo creo que hay que herir sentimientos y resentimientos para despenar sentido, porque toca en lo vivo.

Se ha creído que hay regiones más vivas que otras y esto no suele ser verdad. Las que se dice que están dormidas, están tan despiertas como las otras; sueñan de otra manera y tienen su viveza en otro sitio. (Muy bien.)

Aquí se ha dicho otra cosa. Se está hablando siempre de nuestras diferencias interiores. Eso es cosa de gente que, o no viaja, o no se entera de lo que ve.

En el aspecto lingüístico, cualquier nación de Europa, Francia, Italia, tienen muchas más diferencias que España; porque en Italia no sólo hay una multitud de dialectos de origen románico, sino que se habla alemán en el Alto Adigio, esloveno en el Friul, albanés en ciertos pueblos del Adriático, griego en algunas islas.

Y en Francia pasa lo mismo. Además de los dialectos de las Lenguas latinas, tienen el bretón y el vasco. La Lengua, después de todo, es poesía, y así no os extrañe si alguna vez caigo aquí, en medio de ciertás anécdotas, en algo de lirismo. Pero si un código pueden hacerlo sólo juristas, que suelen ser, por lo común, doctores de la letra muerta, creo que para hacer una Constitución, que es algo más que un código, hace falta el concurso de los líricos, que somos los de la palabra viva. (Muy bien.)

Y ahora me vais a permitir, los que no los entienden, que alguna vez yo traiga aquí acentos de las Lenguas de la Península.

Primero tengo que ir a mi tierra vasca, a la que constantemente acudo. Allí no hay este problema tan vivo, porque hoy el VASCUENCE en el país vasconavarro no es la Lengua de la mayoría, seguramente que no llegan a una cuarta parte los que lo hablan y los que lo han aprendido de mayores, acaso una estadística demostrara que no es su Lengua verdadera, su Lengua materna; tan no es su verdadera Lengua materna, que aquel ingenuo, aquel hombre abnegado llegó a decir en un momento:
«Si un maqueto está ahogándose y te pide ayuda, contéstale: «Eztakit erderaz.» «no sé castellano.»»

Y él apenas sabía otra cosa, porque su Lengua materna, lo que aprendió de su madre, era el castellano.
Yo vuelvo constantemente a mi nativa tierra. Cuando era un joven aprendí aquello de «Egialde guztietan toki onak badira bañan biyotzak diyo: zoaz Euskalerrira.» «En todas partes hay buenos lugares, pero el corazón dice: vete al país vasco.»
Y hace cosa de treinta años, allí, en mi nativa tierra, pronuncié un discurso que produjo una gran conmoción, un discurso en el que les dije a mis paisanos que el vascuence estaba agonizando, que no nos quedaba más que recogerlo y enterrarlo con piedad filial, embalsamado en ciencia.

Provocó aquello una gran conmoción, una mala alegría fuera de mi tierra, porque no es lo mismo hablar en la mesa a los hermanos que hablar a los otros: creyeron que puse en aquello un sentido que no puse.
Hoy continúa eso, sigue esa agonia; es cosa triste, pero el hecho es un hecho, y así como me parecería una verdadera impiedad el que se pretendiera despenar a alguien que está muriendo, a la madre moribunda, me parece tan impío inocularle drogas para alargarle una vida ficticia, porque drogas son los trabajos que hoy se realizan para hacer una Lengua culta y una Lengua que, en el sentido que se da ordinariamente a esta palabra, no puede llegar a serlo.
El vascuence, hay que decirlo, como unidad no existe, es un conglomerado de dialectos en que no se entienden a las veces los unos con los otros. Mis cuatro abuelos eran, como mis padres, vascos; dos de ellos no podían entenderse entre sí en vascuence, porque eran de distintas regiones: uno de Vizcaya y el otro de Guipúzcoa.
¿Y en qué viene a parar el vascuence? En una cosa, naturalmente, tocada por completo de castellano, en aquel canto que todos los vascos no hemos oído nunca sin emoción, en el Guernica Arbola, cuando dice que tiene que extender su fruto por el mundo, claro que no en vascuence. «Eman ta zabalzazu munduan frutua adoratzen raitugu, arbola santua» «Da y extiende tu fruto por el mundo mientras te adoramos, árbol santo.» Santo, sin duda; santo para todos los vascos y más santo para mí, que a su pie tomé a la madre de mis hijos.
Pero así no puede ser, y recuerdo que cantando esta agonía un poeta vasco, en un último adiós a la madre Euskera, invocaba el mar, y decía: «Lurtu, ichasoa.» «Conviértete en tierra, mar»; pero el mar sigue siendo mar.
Y ¿qué ha ocurrido? Ha ocurrido que por querer hacer una Lengua artificial, como la que ahora están queriendo fabricar los irlandeses; por querer hacer una Lengua artificial, se ha hecho una especie de «volapuk» perfectamente INCOMPRENSIBLE.
Porque el vascuence no tiene palabras genéricas, ni abstractas, y todos los nombres espirituales son de origen latino, ya que los latinos fueron los que nos civiizaron y los que nos cristianaron también. (Un señor diputado de la minoría vasconavarra: Y «gogua» ¿es latino?) Ahí voy yo.
Tan es latino, que cuando han querido introducir la palabra «espíritu», que se dice «izpiritué», han introducido ese gogo, una palabra que significa como en alemán «stimmung», o como en castellano «talante» es estado de ánimo, y al mismo tiempo igual que en catalán «talent», apetito. «Eztankat gogorik» es «no tengo ganas de comer, no tengo apetito». (Un señor diputado interrumpe, sin que se perciban sus palabras.- Varios señores diputados: ¡Callen, callen!)
Me alegro de eso, porque contaré más. Estaba yo en un pueblecito de mi tierra, donde un cura había sustituido -y esto es una cosa que no es cómica- el catecismo que todos habían aprendido, por uno de estos catecismos renovados, y resultaba que como toda aquella gente había aprendido a santiguarse diciendo: «Aitiaren eta semiaren eta izpirituaren izenian» (En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo), se les hacia decir: «Aitiaren eta semiaren eta Crogo dontsuaren izenian», que es: «En el nombre del Padre, del Hijo y del santo apetito.> (Risas.)
No; la cosa no es cómica, la cosa es muy seria, porque la Iglesia, que se ha fundado para salvar las almas, tiene que explicar al pueblo en la Lengua que el pueblo habla, sea la que fuere, esté como esté; y así como hubiera sido un atropello pretender, como en un tiempo pretendió Romero Robledo, que se predicara en castellano en pueblos donde el castellano no se hablaba, es tan absurdo predicar en esas Lenguas.
Esto me recuerda algo que no olvido nunca y que pasó en América: que una Orden religiosa dió a los indios guaraníes un catecismo queriendo traducir al guaraní los conceptos más complicados de la Teología, y, naturalmente, fueron acusados por otra Orden de que les estaban enseñando herejías; y es que no se puede poner el catecismo en guaraní ni azteca sin que inmediatamente resulte una herejía. (Risas.)
Y después de todo, lo hondo, lo ínfimo de nuestro espíritu vasco, ¿en qué lo hemos vertido?
El hombre más grande que ha tenido nuestra raza ha sido Iñigo de Loyola y sus Ejercicios no se escribieron en vascuence. No hay un alto espíritu vasco, ni en España ni en Francia, que no se haya expresado o en castellano o en francés.
El primero que empezó a escribir en vascuence fue un protestante, y luego los jesuítas. Es muy natural que nos halague mucho tener unos señores alemanes que andan por ahí buscando conejillos de Indias para sus estudios etnográficos y nos declaren el primer pueblo del mundo. Aquí se ha dicho eso de los vascos.
En una ocasión contaba Michelet que discutía un vasco con un montmorency, y que al decir el montmorency: «¿Nosotros los montmorency datamos del siglo.., tal», el vasco contestó: «Pues nosotros, los vascos, no datamos.» (Risas.)

Y os digo que nosotros, en el orden espiritual, en el orden de la conciencia universal, datamos de cuando los pueblos latinos, de cuando Castilla, sobre todo, nos civilizó.
Cuando yo pronunciaba aquel discurso recibí una carta de D. Joaquín Costa lamentándose de que el vascuence desapareciese siendo una cosa tan interesante para el estudio de las antig|edades ibéricas. Yo hube de contestarle: «Está muy bien; pero no por satisfacer a un patólogo voy a estar conservando la que creo que es una enfermedad.» (Risas.- El señor Leizaola pide la palabra.)
Y ahora hay una cosa. El aldeano, el verdadero aldeano, el que no está perturbado por nacionalismos de señorito resentido, no tiene interés en conservar el vascuence.
Se habla del anillo que en las escuelas iba pasando de un niño a otro hasta ir a parar a manos de uno que hablaba castellano, a quien se le castigaba; pero ¿es que acaso no puede llegar otro anillo?
¿Es que no he oído decir yo: «No enviéis a los niños a la escuela, que allí aprenden el castellano, y el castellano es el vehículo del liberalismo»?
Eso lo he oído yo, como he oído decir: «¡Gora Euzkadi ascatuta!» («Euzkadi» es una palabra bárbara; cuando yo era joven no existía; además conocí al que la inventó).

"¡Gora Euzkadi ascatuta!" Es decir: ¡Viva Vasconia libre!
Acaso si un día viene otro anillo habrá de gritar más bien: "¡Gora Ezpaña ascatuta!" ¡Viva España libre!
Y sabéis que España en vascuence significa labio; que viva el labio libre, pero que no nos impongan anillos de ninguna clase".

JAVIER AROCENA

: