HISTORIA VASCOS
GUIPUZCOA-VIZCAYA-ALAVA |PREBOSTES VASCOS |LOS AGOTES y VASCOS | TOPONIMIA y VASCOS | PESTES de 1348 y 1646 y VASCOS |PAIS VASCO |JUDIOS VASCOS |INDUSTRIA y VASCOS |LA BOINA y VASCOS |MACHINADAS y VASCOS |CONQUISTA ARABE y VASCOS |VISIGODOS-FRANCOS y VASCOS |GASCONES- VIKINGOS y VASCOS |ZUBEROA-BAJA NAVARRA y VASCOS |VASCOS NEGREROS |Enlaces |HISTORIA VASCOS | CRONOLOGIA y VASCOS |SEÑORÍOS PAMPLONES y AQUITANO |INICIOS y VASCOS | NAVARRA y el DUCADO DE VASCONIA | IDIOMA y VASCOS | NAVEGANTES VASCOS | ORIGEN DE LOS VASCOS |CARLISTADAS y VASCOS |OÑACINOS-GAMBOINOS y VASCOS |LIMPIEZA DE SANGRE y VASCOS |BATALLAS EN NAVARRA y VASCOS |MITOLOGIA y VASCOS |CONTEXTOS COETANEOS y VASCOS |TEMAS VARIOS y VASCOS |FORALISMO VASCO | ADN y VASCOS |CORSARIOS VASCOS |ILUSTRADOS VASCOS |RECONQUISTA y VASCOS |VASCOS EN EL MUNDO |CELTIBEROS y VASCOS |LIBERALES DEL XVIII y VASCOS | EL TURCO | ALBION | ESPADONES y VASCOS | TRES SINGULARIDADES y VASCOS
ILUSTRADOS y VASCOS

Historia vascos REUNION SOCIAL DE ILUSTRADOS por Bayeu
INDICE DE ESTA PÁGINA

Los Caballeritos de Azcoitia
Una de las primeras Soc. Masónicas, por J.R. Varela
Vascos y Diderot
vascos PALACIO INSAUSTI DE AZCOITIA
LOS CABALLERITOS DE AZCOITIA

La Enciclopedia francesa define al ILUSTRADO como aquel "que pisoteando todo prejuicio, tradición, consenso universal, autoridad, en una palabra, todo lo que esclaviza a la mayoría de las mentes, se atreve a pensar por sí mismo".



Ahora bien, con ser los más importantes no sería lícito considerar a los filósofos los únicos artífices del florecimiento de la Ilustración. Junto a ellos hay que tener en cuenta a los amigos, simpatizantes, viajeros, comerciantes de libros, editores de periódicos, etc., que forman una extensa red a través de la cual las nuevas ideas se difunden y llegan a los más diversos lugares.

Los principios ilustrados se difundieron en la tradicional sociedad española, a pesar de los grupos conservadores, a través sobre todo de tres vehículos: las sociedades económicas de Amigos del País, la prensa periódica y la reforma universitaria.

Las primeras nacieron por iniciativa privada en Guipúzcoa a partir de tertulias celebradas en las logias masónicas, proliferantes entre los más cultos de la sociedad.

Y en 1765 el conde de Peñaflorida obtuvo licencia real para la creación de una Sociedad de ilustrados masónicos, dedicando su esfuerzo en cuatro direcciones: agricultura, industria, comercio e historia y buenas letras para el fomento económico y cultural, y que se denomínó SOCIEDAD VASCONGADA DE AMIGOS DEL PAÍS, con sede en la localidad guipuzcoana de Azcoitia. Ante los logros de la misma crearon un instituto en VERGARA, con la constitución de dos cátedras superiores en ciencias modernas, etc..


vascos Concha de noche

Campomanes decide impulsar la creación de instituciones similares por el país y así lo hace en su Discurso sobre el fomento de la industria popular, en 1774, floreciendo por doquier en multitud de poblaciones españolas.

El desarrollo de la prensa erudita -científica o literaria- fue ahora acompañado de la aparición de una prensa polémica y de opinión que invitó al debate público sobre los temas candentes de actualidad y que muchas veces se convirtió en el puntal más critico de la todavía atrasada sociedad española.
La instrucción también fue objeto de reforma; mientras que la enseñanza primaria atendía sobre todo a lograr buenos maestros, la secundaria siguió en manos de las órdenes religiosas ante la falta de profesorado competente.

Sin embargo, la universitaria fue reformada a fondo, gracias en parte a la expulsión de los JESUÍTAS que acaparaban la mayoría de las cátedras; se innovaron las materias y disciplinas a impartir y se introdujeron modernos métodos pedagógicos, aunque lo más importante es que su control pasó a estar en manos del Estado, así como los colegios mayores y el sistema de provisión de becas; la creación de academias científicas y colegios superiores, como los Reales Estudios de San Isidro, completaron la reforma en este campo
Carlos III pretendía reducir las atribuciones del Santo Oficio, impulsar la reforma interna de la Iglesia acentuando la disciplina, acabar con determinadas formas de religiosidad popular, frenar el poderío económico limitando futuras adquisiciones de bienes (1765), sobre todo inmuebles, despojarle del control sobre la enseñanza superior y someterle a la política oficial, lo que era bastante problemático.

Recortar los poderes de la Inquisición suponía controlar a sus dirigentes lo que hará a través del Real Patronato- y también recortar su jurisdicción, por lo que determinados delitos como la bigamia, la sodomía o el adulterio, pasarán a la justicia civil.

También se obligó a la Iglesia a contribuir a la milicia en relación a sus bienes (1765), se recortó el derecho de asilo a determinadas Iglesias (1773), se le prohibió editar libros sin licencia real (1773) y se obligó a las cofradías a solicitar la aprobación de la autoridad civil para intentar cortar los abusos en que frecuentemente habían incurrido.

Según el profesor Vázquez de Arce, a principios del siglo XVIII el conde de Peñaflorida encabezó a un grupo de industriales e impulsores, los llamados CABALLERITOS de AZCOITIA, denominación algo sarcástica y burlona, que contribuyeron y mucho aportaron a INTERNACIONALIZAR las tierras de las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa.

La tesis que mantenían estos precursores del desarrollo de las provincias aludidas no era otra que la economía y el trabajo es la auténtica piedra filosofal que transmuta en oro las materias más despreciables.
Unas décadas después, la sociedad los ha colocado en el lugar que les corresponde y merecen.



Javier de MUNIBE, conde Peñaflorida, a los catorce años fue enviado a estudiar a los jesuitas de Toulouse, lo que le permitió comprender el desfase cultural en el que se hallaba la España del siglo XVIII.

Nombrado Diputado General de Guipúzcoa en varias ocasiones y alcalde de Azcoitia, desde sus cargos políticos intentó defender postulados ilustrados.

Como firme defensor del cartesianismo y de la ciencia experimental, amigo de Voltaire, se enfrentó dialécticamente al padre Isla.

Se interesó también por el teatro, realizando pequeñas obras en las que incluyó fragmentos en euzkera. Su principal logró será la fundación de la Sociedad Vascongada de Amigos del País y la fundación del Seminario de Vergara como centro de enseñanza.

Entre los miembros de la Sociedad Vascongada destacó Fausto Elhuyar y de Suvisa, natural de Logroño, que realizó su formación en la Academia de mineralogía de Freiberg, en Sajonia y entre 1781-1785 estuvo impartiendo clases en el seminario de Vergara.

Nombrado director general de minas en México, desempeñó el cargo durante tres años. Consiguió obtener el tungsteno o wolframio, junto a su hermano Juan José, publicando en 1783 una obra con sus avances científicos. El invento de un nuevo método de amalgamación permitió el aumento de la producción de plata en México.

Fruto de los esfuerzos de estos Caballeritos de Azcoitia se creó La Escuela de Ingenieros de Minas, la primera que desde su primer día tuvo carácter civil.

Nació en 1777 por orden de Carlos III y se instaló en Almadén, Ciudad Real, donde ya existía algún tipo informal de enseñanza, para aprovechar un elemento importantísimo, las minas de azogue, material insustituible entonces para conseguir el amalgamamiento de la plata, fuente de riqueza de primerísimo orden en la América hispana, especialmente en Méjico.

Esta Escuela comenzó su actividad en un contexto histórico similar a otros centros: Sajonia (Freiberg 1767), Hungría (Schmnitz 1770), Francia (París 1778).

Figura muy destacada del centro fue Don Fausto de Elhuyar, miembro de una Logia masónica, profesor de Mineralogía del Seminario Patriótico de Vergara y más tarde director de la escuela y de los Negocios de Minas del Virreinato de Méjico, adonde llevó las enseñanzas iniciadas en el Seminario de Vergara, uno de las más felices resultados de la Sociedad Bascongada de Amigos del País, pionera de estas Sociedades en toda España y muestra representativa del espíritu de la Ilustración.

A los alumnos se les pagaba el hospedaje en el edificio de la escuela además de darles una pensión para su sustento, y podían usar los cordones de cadetes del Regimiento de la Nueva España. Como ocurrió con otros centros docentes, durante la Guerra de la Independencia estuvo cerrado y, de hecho y en la práctica, hasta 1825, año en que se promulgó la Ley de Minas, inspirada por D. Fausto de Elhuyar, Director General de Minería.

vascos BARRA

UNA DE LAS PRIMERAS SOC. MASÓNICAS
BASCONGADA DE AMIGOS DEL PAÍS.


Llega el momento de ocuparnos de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, la más fructífera y trascendental obra real o inventada de la masonería en Euskadi.

vascos TEMPLO DE TENIDAS


D. Xabier María de Munibe e Idiaquez, octavo conde de Peñaflorida presentaba en 1763 a las Juntas Generales de Guipúzcoa, reunidas en Villafranca de Oria (Ordizia) el "Plan de una sociedad Económica o Academia de Agricultura, Ciencia y Artes útiles y Comercio, adaptando a las circunstancias y economía particular de la Muy Noble y Muy Leal Provincia de Guipúzcoa"

El día 24 de diciembre del año siguiente en asamblea convocada en la casa-palacio Insausti de Azkoitia a la que asistieron la mayoría de los "Amigos" eligen como presidente al Conde de Peñaflorida, secretario a D. José de Olaso y a D. Vicente Lilí como tesorero. Carlos III aprobaría los estatutos de la sociedad por Real decreto de 8 de abril de 1765. Así nace una institución de capital trascendencia en la cultura vascongada, aún hoy en día reconocida por toda la sociedad vasca y, según nuestro parecer, de clara influencia masónica.

Debido a los nexos de unión que mantenía la Bascongada con la Ilustración, pronto suscitó recelos y descalificaciones de los grupos sociales más tradicionales y recalcitrantes de la sociedad del País Vasco, aún antes de constituir la Bascongada, ya se anticipaba a estas criticas el Conde de Peñaflorida, curado de espanto, al advertir que con toda seguridad se les llegaría a acusar de herejes y ateístas.

Es de sobra conocido que colaboraron en esta empresa junto al Conde de Peñaflorida otros dos afamados enciclopedistas vascos, D. Fermín LASALA COLLADO, Duque de Mandas y D. Joaquín de EGUIA, Marqués de Narros, y que como él, formaban parte de la Bascongada, profesaban ideas filosóficas y políticas opuestas a las que imperaban por aquel entonces en la mayoría de la población.

En el libro "Historia de las Sociedades Secretas Antiguas y Modernas de España" el señor De La Fuente dice de la Bascongada que: "No hay pruebas para asegurar que aquella asamblea fuese una reunión masónica, pero si bien se examina el lenguaje que allí se usaba, las ideas que prevalecían, los elogios que en sus tareas se dispensaron a los enciclopedistas franceses, las relaciones de algunos de aquellos amigos con los revolucionarios de aquel país, la desafección que ya algunos de ellos mostraban contra la Iglesia, la actitud recelosa con que fue acogida por el clero, que creyó luego encontrar allí algo oculto y sospechoso, darán lugar para alguna conjetura en este sentido.
"La misma divisa de las tres manos unidas que adoptaron es un signo masónico de los más conocidos"

Don Marcelino Menéndez y Pelayo moldeando los datos del Sr. De La Fuente llegó a subrayar: "Excelentes conductores de la electricidad filosófica revolucionaria, viniendo a servir sus juntas de pantalla o pretexto para conciliábulos de otra índole, hasta convertirse algunas de ellas, andando el tiempo, en verdaderas logias o en sociedades patrióticas..."

Y continuaba así opinando del triunvirato de Azcoita: "Con estas laicas y anticlericales animosidades, que sin ton ni son mezclaban aquellos caballeros con sus lecturas de la física del abate Nollet o sus experiencias en la máquina neumática, no es de extrañar que recibiesen con entusiasmo la nueva expulsión de los jesuitas y tratasen de aprovecharla para ir secularizando la enseñanza" y "El seminario fue la primera escuela laica de España, entre aquellos patriotas daba el tono Peñaflorida, cuyas tendencias conocemos ya, y su sobrino el fabulista Samaniego, autor de cuentos verdes al modo de La Fontaine"

Y como no podía faltar, la Santa Inquisición a la vista de que el pensamiento ilustrado resultaba un huésped delicado, algunos de estos amigos de la Bascongada fueron acusados de masones ante el sagrado tribunal, entre otros El fabulista Samaniego, Joaquín María de Eguía, Marqués de Narros o Manuel de Aguirre.

En 1776 el Conde de Peñaflorida envía de viaje de instrucción al extranjero a su segundo hijo Antonio de Munibe, junto con José de Eguia, hijo del marqués de Narros y al preceptor de ambos Eugenio de Izquierdo.

Llegan a París donde por aquel entonces la logia masónica "Les neuf soeurs" (La nueve musas) integrada sobre todo por científicos, escritores y artistas recibirá como hermanos a los tres jóvenes "bascongados" En el seno de esta logia en esa misma época figuraban relevantes personas como Lalande, Franklin, Helvetius, o Montgolfier.

Como curiosidad diremos que en esta misma logia con el correr del tiempo sería iniciado con el mandil de aprendiz a los 84 años de edad y un mes antes de morir, el hermano Voltaire. Sobre el Cuadro lógico aparecen los honores y cargos que ostentaba su venerable maestro, Lalande, fundador de la logia y figura de la historia de la astronomía, perteneciente a la Real Academia de las Ciencias seguido de un largo número de cargos más, que hace que pase casi desapercibida su asímismo pertenencia a La Bascongada, así como la de otros miembros de la logia parisina que también eran a su vez miembros de la Bascongada, los vigilantes De Merlay President á la Chambre des Comptes y el abate Du Rouzeau miembro de la Societé Royale de Biscaye.

En esta logia entre los miembros no dignatarios aparecen los nombres de nuestros tres jóvenes Bascongados. Además el cuadro añade los nombres de otros vascos ligados con el Conde de Peñaflorida, Agustín de Vicuña, Juan José y Fausto Elhuyar y Chabanneua.

Este último, químico francés que después de sus trabajos y éxitos en el Instituto de Bergara fundó en Madrid 1789 la real Escuela de Mineralogía que estuvo en activo hasta 1808.
La base del triunfo de la masonería parisina de "Les Neuf Seoeurs" quizá residiera en la sabia distribución de las obligaciones de cada hermano. Así al volver a España nuestros "Bascongados" tenían que tentarse bien la ropa y disimular su espíritu masónico con tal sutileza que impidiera su descubrimiento.

Aún así, sabemos que a Antonio Munibe, siendo ya él Conde de Peñaflorida, la Inquisición aunque no logró reunir pruebas para acusarlo de francmasón si llegó en su persecución a embargarle algunos libros, entre ellos un ejemplar de la Enciclopedia.

Hemos visto que entre los masones "Bascongados" de París se encontraban los hermanos ELHUYAR y LUBICE, ambos de origen vasco francés, nacidos en Logroño con solo un año de diferencia entre ellos y los dos con estudios de mineralogía.

No se sabe a ciencia cierta si fueron iniciados en Francia o en Alemania ya que sus diferentes biógrafos no se ponen de acuerdo en este punto. Se reconoce su estancia en ambos países y su contacto con las logias alemanas y francesas, conocemos que coincidieron en su logia vienesa con su coetáneo Haydn y muy probablemente con Mozart.
Juan José siendo investigador en el seminario de Bergara, con la permanente ayuda de su hermano Fausto y gracias al excelente laboratorio de la Real Sociedad Bascongada, uno de los mejores de la Europa contemporánea, consiguió descubrir para la ciencia un nuevo mineral, el wolframio.
Los dos hermanos fueron trasladados por el Reino de España a las Américas. Juan José por designación real se traslada a Nueva Granada para impulsar la minería muriendo en santa Fe de Bogotá a los 42 años.

Fausto fue nombrado en 1786 director general de minería en Nueva España (México) permaneciendo allí hasta 1821 y tras la independencia de México retornó a España ocupando importantes cargos públicos, (Director general del crédito público, Director general de Minas, y de la escuela de Almadén) Pero en lo que a nosotros nos atañe, debemos recordar que Don Fausto está considerado como el decano de la masonería en México. La masonería llegó a Nueva España por la oficialidad de las tropas expedicionarias que fueron allí a sofocar la insurrección, siendo el Sr. Elhuyar según Menedez y Pelayo, el venerable de la primera logia mexicana llamada "La Arquitectura Moral" y que se fundó hacia el año 1817 en la casa de los capellanes de Santa María de la antigua.

Por José Ramón Varela
vascos BARRA


VASCOS y DIDEROT
vascos SALA MASONICA
Diderot, en colaboración con el matemático Jean le Rond d'ALEMBERT, convirtió EL PROYECTO de los Masones Ilustrados en una inmensa obra de nueva redacción que abarcaba 35 volúmenes, Enciclopedia o diccionario razonado de las artes y los oficios, más conocida como la Enciclopedia.

Con ayuda de los más prestigiosos escritores de la época, entre los que figuraban Voltaire y Montesquieu, el escéptico y racionalista Diderot empleó la Enciclopedia como una poderosa arma de propaganda contra la autoridad eclesiástica, la superstición, el conservadurismo y el orden semifeudal de la época.

En consecuencia, Diderot y sus colaboradores se convirtieron en el blanco de las críticas clericales y reales.
En 1759 el Conseil du Roi suprimió formalmente los diez primeros volúmenes (publicados a partir de 1751) y prohibió la publicación de la obra.
Pese a todo, Diderot continuó trabajando en los volúmenes restantes y logró imprimirlos en secreto. Los 17 volúmenes del texto se completaron en 1765, pero las ilustraciones y los suplementos no se añadieron hasta 1780.
Entre sus alumnos se hallaban los vascos Conde de Peñaflorida, Duque de Narros y otros guipuzcoanos cultos.


JAVIER AROCENA

: