HISTORIA VASCOS
GUIPUZCOA-VIZCAYA-ALAVA |PREBOSTES VASCOS |LOS AGOTES y VASCOS | TOPONIMIA y VASCOS | PESTES de 1348 y 1646 y VASCOS |PAIS VASCO |JUDIOS VASCOS |INDUSTRIA y VASCOS |LA BOINA y VASCOS |MACHINADAS y VASCOS |CONQUISTA ARABE y VASCOS |VISIGODOS-FRANCOS y VASCOS |GASCONES- VIKINGOS y VASCOS |ZUBEROA-BAJA NAVARRA y VASCOS |VASCOS NEGREROS |Enlaces |HISTORIA VASCOS | CRONOLOGIA y VASCOS |SEÑORÍOS PAMPLONES y AQUITANO |INICIOS y VASCOS | NAVARRA y el DUCADO DE VASCONIA | IDIOMA y VASCOS | NAVEGANTES VASCOS | ORIGEN DE LOS VASCOS |CARLISTADAS y VASCOS |OÑACINOS-GAMBOINOS y VASCOS |LIMPIEZA DE SANGRE y VASCOS |BATALLAS EN NAVARRA y VASCOS |MITOLOGIA y VASCOS |CONTEXTOS COETANEOS y VASCOS |TEMAS VARIOS y VASCOS |FORALISMO VASCO | ADN y VASCOS |CORSARIOS VASCOS |ILUSTRADOS VASCOS |RECONQUISTA y VASCOS |VASCOS EN EL MUNDO |CELTIBEROS y VASCOS |LIBERALES DEL XVIII y VASCOS | EL TURCO | ARAGÓN y VASCOS | ALBION | ESPADONES y VASCOS | TRES SINGULARIDADES y VASCOS
 
NAVARRA-DUCADO VASCONIA
No hay una identidad entre los vascones de la Antigüedad y los vascos de hoy. Éstos son el resultado de la fusión de varios pueblos, y coincide que su denominación actual se asemeja a la de uno de ellos Pero ello no quiere decir que vasco sea igual a vascón.
Ni que los vascones fuesen los tatarabuelos de los actuales vascos en línea ininterrumpida y con exclusividad. Aparte de lo sucedido en los dos mil años posteriores, naturalmente.


Historia vascos Autoridades según Zubiaurre
     
INDICE DE LA PÁGINA

El solar de los vascones
El Ducado de Vasconia
Colaboración sumisa con romanos
Año 1.000 :Reyno de Navarra
Reyes tras Sancho El Mayor
Dinastía francesa de reyes navarros
Sancho VII El Fuerte (1194-1234)


Historia vascos paisaje de Munoa
EL SOLAR DE LOS VASCONES
El vascón era el pueblo que ocupaba, a grandes rasgos, la actual provincia de Navarra. Su límite occidental era el territorio várdulo(Guipúzcoa). Al Suroeste lindaban con los berones, habitantes de buena parte de la actual provincia de Logroño.
Sus vecinos del Sur eran los celtíberos del valle del Ebro. El límite por el Este no está muy claro, pudiéndose establecer, con variaciones según cada autor, en un poco hacia el Este del actual territorio provincial navarro, penetrando en las actuales provincias de Huesca y Zaragoza, a partir de donde lindaban con un conglomerado de pueblos tales como los ilérgetes, edetanos y otros.
El solar vascón, correspondiente en gran medida al actual territorio NAVARRO, no estaba ocupado por un pueblo étnicamente homogéneo proveniente de un único tronco racial y lingüístico.
La arqueología ha registrado una intensa presencia celtibérica a lo largo y ancho del territorio vascón, además de la toponimia céltica, encontrable profusamente en todos los territorios actualmente vascófonos.

Tanto en las actuales tres provincias vascas como en la navarra, aunque se hable parcialmente en ellas el grupo de lenguas preindoeuropeas que conocemos como vascuence, es muy intensa la indoeuropeización registrable en la arqueología, en la onomástica, en la toponimia y en la lengua.
El primer conocimiento que los romanos tuvieron de los vascones fue consecuencia de su ascensión por el valle del Ebro, vía de penetración de la invasión hacia el Norte peninsular.
De los vascones en la época de la conquista se conoce muy poco de fuente romana, pues los autores apenas se ocuparon de un pueblo que no causó conflictos a los conquistadores.
Por ejemplo, no se conoce cuándo se produjo la ocupación romana del solar de los vascones, señal de que pasó desapercibida. Los autores coetáneos prestaron mucha más atención a los lusitanos,cántabros o astures que a los vascones, fundamentalmente por que aquéllos causaron un sinfín de problemas bélicos.
Se detuvieron en la descripción de sus hechos y costumbres y narraron con bastante detalle las circunstancias de su sangrienta conquista.
Tampoco consta causaran los vascones problemas o rebeliones durante toda la dominación romana. Los vascones estuvieron ausentes de los relatos romanos hasta la época de Sertorio, momento en el que se atiende a ellos como aliados de las tropas de Pompeyo.

Los límites arriba señalados variarían en época romana por la expansión que experimentarían los vascones de la mano de sus aliados romanos.
Estos límites volverían a cambiar en los últimos tiempos Imperio y primeros de la época visigoda, pues los vascones, a causa su expansión hacia el Oeste sobre los territorios de várdulos(Guipuzcoanos), caristios (alaveses) y autrigones(vizcainos), empezaron a aparecer en las fuentes como contiguos de cántabros.
Es un lugar común atribuir a los vascones un aislamiento singular a lo largo de la historia, haciendo de los actuales vascos los descendientes de un pueblo siempre ajeno e independiente del devenir del de los pueblos peninsulares, pero lo cierto es que los vascones pasaron a formar parte, y no marginalmente, del mundo romano que dio comienzo a la forja de la Europa actual.

La romanización de Álava y al menos dos tercios de la actual Navarra fue tan intensa como la zona que más de la península, lo que ayuda a explicar en gran medida la sustitución de las lenguas anteriores por el latín ya desde hace dos mil años, y la subsiguiente aparición de romances autóctonos en tiempos medievales.

La mayor parte del territorio vascón se romanizó intensamente a partir del siglo I, cubriéndose de villas, explotaciones y poblaciones romanas.

Pocas zonas del Norte peninsular evidencian una concentración parecida de restos romanos como la actual provincia de Navarra, solar vascón por excelencia, y su vecina Álava.

El sufijo AIN, tan actual en la toponimia vasco-navarra es una derivación del latino ANUS, que servía para designar la propiedad correspondiente.(finca de Antonio, de Valerio,etc)

Así, hoy se encuentran los topónimos Ballariain (Valerius), Brutain (Brutus), Astrain (Asterium), Barañain (Veranianum), Paternain (Paternanum), Beriain (Verianum), Marsain (Marsaeus), Mariain (Marius), Amatriain (Emeterius), Bariain (Vareius), Eristain (Evaristus), Muniain (Munio), Urabain (Urbicus) o Maquirriain (Macerianum),Beasain, Andoain.

Lo mismo sucede con el sufijo ANO, muy frecuente en Álava, como en Sendadiano (Sendadianum), Miñano (Minianum), Luquiano (Lucianum), Lubiano (Lubianum), Legutiano (Legutius), Ciriano (Cyrius) o Arriano (Arrius). E, igualmente, con los sufijos -az, -ez, -iz: Albéniz (Albanus o Albinus), Apellániz (Ampelius), Estíbaliz (Aestivus), Gasteiz (Gasteius), Gordéliz (Gordelius), Marquínez (Marcus) o Petríquiz (Petrus).
E igual sucede con el término "iri" (población) del que provienen Irún,Iria Flavia, etc. y que hoy en vascuence se ha convertido en "hiri".

Dos de las grandes vías romanas transcurrían por territorio vascón:

la Ab Asturica Tarracone, que, partiendo de Tarragona, pasaba por las ciudades vasconas de Cascantum (Cascante), Calagorris (Calahorra) y Graccurris (Alfaro), llegando a Oiasso (Irún); y la Ab Asturica Burdigaliam, que pasaba por Aracaeli, Alatondo, Pamplona, Iturissa, Summo Pyreneo e Imo Pyreneo.

A partir de estas dos grandes arterias se desarrollaba una importante red secundaria, como la vía de Jaca a Varea y la de Zaragoza a Pamplona por las Cinco Villas.

Los territorios —no vascones— de las actuales Vizcaya y Guipúzcoa también experimentaron una notable romanización, si bien de menor intensidad que la que afectó a tierras vasconas. Testimonios de la romanización en territorio autrigón (actual Vizcaya) son principalmente los de Castro Urdiales (el Portus Amanum en el que Vespasiano fundó la colonia para veteranos de Flaviobriga) y Otañes (miliarios de la vía que unía Flaviobriga con Pisoraca-Herrera de Pisuerga).

Asimismo se han encontrado en las cercanías de Somorrostro vestigios relacionados con la explotación de las minas de la zona.

En territorio autrigón (actual Vizcaya) varios testimonios numismáticos han ido apareciendo periódicamente en la ría y el casco urbano de Bilbao, así como en otras localidades como Sopelana, Plencia y Bermeo.

Pero la zona vizcaína que destaca por la cantidad e importancia de los hallazgos es la ría de Guernica y sus alrededores, donde se han localizado importantes yacimientos que incluyen estructuras portuarias, edificios, h explotaciones mineras y diversos tipos de asentamientos.

Hay a que sugieren como origen del topónimo local Forua (quizá deriva forum) el antiguo carácter de la ría como pequeño puerto flu embarcadero de minerales.

Por lo que se refiere al territorio várdulo (actual Guipúzcoa), son de señalar el fcndeadero de Fuenterrabía y la ciudad y puerto de Oiasso (Irún). En esta ciudad, con motivo de las obras urbanas, se van encontrando numerosos restos de notable importancia como diversas estructuras, muelles, necrópolis, un pequeño templo en los cimientos de la ermita de Santa Elena, y numerosos restos numismáticos, vítreos y micos.

Algunos autores apuntan como origen del hidrónimo Bida Via ad Oiasso, camino romano que bordearía la ría y comunicaría 1a ciudad y el puerto con el interior. Estrechamente relacionadas con Fuenterrabía son las minas de Arditurri, en Oyarzun (topónimo tat proveniente de Oiasso), cuyos minerales eran exportados por los romanos desde los citados puertos.

He señalado la expansión que experimentaron los vascones por el valle del Ebro de manos de sus aliados romanos. Su NO BELIGERANCIA con las tropas invasoras condujo a las autoridades romanas a colonizar con vascones zonas anteriormente belicosas para así asegurar su sumisión.

Aparte de los testimonios contemporáneos, los restos arqueologicos y la toponimia claramente celtibérica de las comarcas riojanas y tierras de Calahorra, Tudela y Cascante evidencian que ésas no eran zonas de vascones y que pasaron a ser pobladas por éstos con posterioridad.

Por ejemplo, todo indica que la celtíbera Calahorra, tras el exterminio de sus habitantes, aliados de Sertorio, fue entregada a los vascones.

En siglos posteriores numerosos vascones calagurritanos participaron activamente en la vida militar, administrativa e intelectual romana.

Asimismo las ciudades de lacca (Jaca), Setia (posiblemente Ejea Caballeros) y Graccurris (Alfaro), fundada en 179 a. C. por T Sempronio Graco sobre las ruinas de la antigua Ilurcis, fueron entregadas a los vascones tras la muerte o esclavización anteriores pobladores.

Este cordón sanitario a base de establecimiento de pobladores no conflictivos fue una política habitual de Roma.

Ejemplo, la ciudad arévaca de Numancia, una vez exterminada entregada por los romanos a sus aliados pelendones, y la vaccea Salmántica, a los vettones.

Estas entregas evidencian la protección que los romanos dieron a los vascones frente a los celtíberos, al igual que protegieron a vacceos, turmogos y autrigones frente a los ataques de los conflictivos CÁNTABROS.

Otro fenómeno distinto fue el de la expansión vascona hacia el Oeste en algún momento de las últimas décadas del Imperio y primeras de las invasiones bárbaras.

Los várdulos, caristios y autrigones, pueblos bien diferenciados hasta ese momento, desaparecieron de la historia, y primero los várdulos y después los vascones comenzaron a ser mencionados en las fuentes como vecinos inmediatos de los cántabros.

Muchos autores han buscado explicaciones a esta expansión, y las interpretaciones lanzadas han sido variadas.

Una de las más aceptadas es la que señala la irrupción de los bárbaros germánicos (visigodos) en la península como el factor que habría obligado a los vascones a desplazarse sobre los territorios de los tres pueblos mencionados (Guipuzcoanos, Alaveses y Vizcaínos), con los que se habrían fundido.

Éstos hubieron de ir adoptando la lengua de aquéllos, impregnándola de la suya anterior.

Por su parte, los vascones debieron enriquecer su lengua con las aportaciones de los otros pobladores, con la consecuencia de que ya desde entonces —y en muchos casos desde antes— las distintas formas del vascuence incorporan gran cantidad de elementos célticos y de otros orígenes.

Decimos las distintas formas del vascuence porque la ocupación de varios pueblos hubo de motivar la dialectización del vascuence que ha llegado hasta nosotros.

Incluso hoy pueden rastrearse esos lindes lingüísticos, pues las fronteras dialectales y en cierto modo provinciales de hoy responden en cierta medida a la división antigua de vascones y celtas (VARDULOS, CARISTIOS y AUTRIGONES vasconizados).

En cuanto al territorio de estos últimos (del Agüera al Nervión, Encartaciones, Nordeste de Burgos y extremo oriental de Cantabria), nunca fue vascófono, lo que evidencia que quizá esta zona fue asimilada en época tardorromana y visigótica más bien por sus vecinos occidentales que por los vascones, que se fundieron con caristios y autrigones en el resto de Vizcaya y Guipúzcoa.

Por lo tanto, no hay una IDENTIDAD PERFECTA entre los vascones de la Antigüedad y los vascos de hoy. Éstos son el resultado de la fusión de varios pueblos, y coincide que su denominación actual se asemeja a la de uno de ellos. Pero ello no quiere decir que vasco sea igual a vascón.

Ni que los vascones fuesen los tatarabuelos de los actuales vascos en línea ininterrumpida y con exclusividad. Aparte de lo sucedido en los dos mil años posteriores, naturalmente.
(De la obra del historiador Jesús Lainz)


Historia vascos Hortensias y niños
EL DUCADO DE VASCONIA
Durante años nos vienen "contando" los "historiadores sabinianos" que la zona vascona del sur de Francia, Aquitania o la Gascuña, eran UNO con la vasconia hispana, formando un Estado Independiente. Lo que jamás hacen es datarlo.

Por ello, acudiendo al prestigiado historiador y catedrático JOSE LUIS ORELLA, nada sospechoso de parcialidad en temas históricos ni para los propios sabinianos, inserto un breve resumen suyo sobre el "Ducado vasco de Aquitania".

El condado o ducado de Vasconia tuvo una vida azarosa sometida a las fuerzas políticas vecinas. El duque Sancho Guillermo en 1022 lo incorporó al reino de Pamplona acaudillado por Sancho el Mayor.

Este rey se encontró en 1010 en Saint Jean d’Angely con Roberto el Piadoso de Francia y con Guillermo el Mayor, duque francés de Aquitania para preparar la dicha incorporación.

Con Sancho Guillermo se incorporaron al reino de Pamplona los valles de Baygorry, de Oses, el país de Cize y de Arberoa, asi como las tres parroquias de Irisarry, Iholdy y Armendarits.

Era la primera incorporación oficial de las tierras bajonavarras al reino de Pamplona. Sin saber cuándo, pero antes de 1120 estos países y valles volvieron al ducado de Gascuña dentro del ducado francés de Aquitania.

Y por lo tanto siguieron la historia del propio ducado.

En 1137 los territorios de la Baja Navarra, así como los limítrofes de Laburdi, Zuberoa y toda la Aquitania, fueron aportados en dote por Leonor, heredera del ducado de Aquitania, al matrimonio que realizó con Luis VII rey de Francia.

Pero tras el divorcio, la misma Leonor el año 1152 incorporó sus dominios como dote al nuevo matrimonio con Enrique Plantagenet, rey de Inglaterra desde 1154.

Este rey Enrique II tuvo que luchar contra los señores de Aquitania, contra su mujer Eleonor y contra su hijo Ricardo Corazón de León.

Sin embargo éste último Ricardo Corazón de León se instaló en Poitiers como duque de Aquitania en 1169.

A pesar de todo la Baja Navarra fue cedida al reino de Pamplona antes de 1189.

En 1191 Berenguela, hija de Sancho VI el Sabio de Navarra, se casó con Ricardo Corazón de León, el cual donó a su mujer en viudedad la GASCUÑA.

Lo cierto es que en 1194 Sancho VII el Fuerte había instalado un castellano en San Juan de Pié de Puerto extendiendo su autoridad a los valles de Baigorry, Oses, el pais de Cize y de Arberoa y al grupo de Irissarry, Iholdy y Armendarits.

En 1196 el vizconde de Dax y de Tartas, vasallo de los duques de Aquitania, hizo homenaje al rey de Navarra por los países de Mixa y Ostabaret que se unieron a la jurisdicción del castellano de San Juan de Pié de Puerto.

En 1234 la Baja Navarra quedó configurada como una merindad de Ultrapuertos bajo la autoridad del castellano de San Juan de Pié de Puerto.

Los límites de la Baja Navarra no quedaron bien configurados ya que dependían de los vasallajes de los distintos señores del territorio.

Así en 1177 el País de Ciza debía ser de Laburdi, mientras que en 1196 el vizconde de Dax y de Tartas aportaba los países de Mixe y Ostabaret y en 1203 Bibian de Agramonte incorporaba sus territorios de Agramunt.

La indefinición subsistía en 1244-1245 en la guerra entre navarros y laburtinos.

Tras la guerra quedaron señaladas las fronteras definitivas y Navarra se quedó con Ciza, Baigorry, Osses y Arberoa, mientras que se mantuvo la duda con respecto a Mixe, Ostabaret, Iholdy y Armendarits.

Con todo son sin duda INGLESAS las tierras de los Agramonteses.
La unidad territorial y geopolítica de Ultrapuertos estuvo cerrada por dos condicionamientos:

1) La via romana de Burdeos a Astorga que siguió siendo la ruta más importante de la región al pasar por Garris, Ostabat, San Juan el Viejo (Imus Pyrineus). San Juan de Pié de Puerto, Ibañeta (Summus Pyrinaeus) para luego llegar a Pamplona.

2) La necesidad del reino de tener un acceso de salida al mar. Esta salida ya era buscada por Alfonso el Batallador en 1130 en su cerco a Bayona y fue luego renovada en 1204 y 1224 con la firma de un tratado entre el rey Sancho el Fuerte y Bayona.

En 1243 los navarros tomaron Urt, puerto fluvial del Adour, en la confluencia del Arán. Pero Urt quedaba en Laburdi.

En 1280 Navarra investigó la posibilidad de asentar un fondaco en Nau Peciada o Mons Arberoe, allí donde el Aran deja de ser navegable. Pronto al fondaco acompañarán la construcción de un centro urbanizado que luego será villa con el nombre de La Bastida de Clarença.

Más tarde se investigó el Nive inferior a través de Laburdi. Es decir, el proyecto era que las galupas remontaran el Nive hasta Ustaritz-Cambo y desde aquí las mercancías fueran transportadas en recuas de mulos hasta Pamplona a través del Baztán.

Bajo Teobaldo I (1234 1253) prestaron vasallaje al rey navarro el vizconde de Soule, Arnaldo Guillermo, el señor de Agramount, Pedro Arnaldo de Sault, vizconde de Labourd, Ramón Arnaldo de Tartas, señor de Mixa-Ostabarts y los vecinos de Urt etc.

Los navarros continuaron con sus posesiones de ultrapuertos hasta que Teobaldo II intervino en Gascuña en 1266. En este año tenía entre sus aliados al señor de Agramont, al de Luxa, al vizconde de Baigorry y al tenente del castillo de Lourdes.

Los reyes de Francia y Navarra, Juana y Felipe el Hermoso recibieron el homenaje de Ramón Rubert de Tartas y de su hermano Ramón Arnaldo. Igualmente a Bruno de Billi por el vizcondado de Baigorry, al señor de Agramont y al señor de Luxa, etc.

A Juana y Felipe de Evreux les renovaron el vasallaje los señores del vizcondado de Baigorry. de Mixa-Ostabarets, de Agramont y Bidache y del consejo de San Juan de Pie de Puerto.

De modo conclusivo podemos afirmar que Baja Navarra fue una merindad más, bajo las dinastías de Champaña, Francia, Evreux, Foix y Albret.

En julio de 1512 Fernando el Católico invadió con las armas el reino de Navarra. El duque de Alba se posesionó por la fuerza de San Juan de Pie de Puerto.

Dos tentativas de los reyes navarros, de dinastía francesa, de reconquistar sus tierras fracasaron. Pero Carlos V que abandonó provisionalmente la Baja Navarra en 1521, lo hizo de modo definitivo en 1530.

Los intentos anteriores de los reyes Albret por recuperar la Baja Navarra aconsejaron a Carlos V retirar el ejército de 10.000 hombres que tenía en la zona.

Porque después de la pérdida del reino en 1512, en enero de 1516 Juan de Albret con el ánimo de reconquistar el reino, había entrado en la Baja Navarra y conquistado San Juan de Pie de Puerto poniendo sitio a la ciudadela.

Del mismo modo Enrique II de Francia había tomado San Juan de Pie de Puerto el 15 de mayo de 1521, con el ánimo de pasar a la conquista de Alta Navarra.

La batalla de NOAIN de 1521 dejó definitivamente la Alta Navarra para Castilla, pero la suerte quedó indecisa en el territorio de Baja Navarra.

La dificultad de poder defender la Baja Navarra fue aprovechada por el rey legítimo de Navarra para organizar en Baja Navarra las instituciones.

En efecto los Estados Generales fueron restaurados en 1523, la Chancillería en 1524 y poco después la casa de la moneda en Saint-Palais etc.

Finalmente los reyes de Ultrapuertos, últimos denominados navarros, se sometieron al Rey Luis XII de Francia


Historia vascos Campo navarro según Zubero
COLABORACION SUMISA CON ROMANOS
Los vascones colaboraron militarmente con los distintos pueblos que dominaron la península en la Antigüedad. Se tiene noticia, por ejemplo, de vascones formando parte de los ejércitos cartagineses que invadieron Italia al mando de Aníbal, en la batalla del lago Trasimeno (217 a. C.) y en la de Cannas (216 a. C.).

Tras los cartagineses, los vascones sirvieron en el ejército imperial durante los siglos de dominacion romana.

Por ejemplo, a Suetonio se debe la información sobre la guardia personal del emperador que desató las Guerras Cántabras, Octavio Augusto, formada por vascones calagurritanos.

Con Galba se reclutaron varias cohortes de vascones, entre ellas la llamada II Vasconum civium Romanorum. De esta unidad se sabe que formaba parte del ejército de ocupación de Britannia en tiempos de Trajano (105 d. C.) y que medio siglo después se encontraba en la Mauritania Tingitana.

Incluso hubo vascones en las filas de las cohortes pretorianas, cuerpo privilegiado y restringido fundamentalmente a itálicos y a ciudadanos de las provincias más romanizadas.

La prolongada amistad y colaboración con los romanos probablemente se encuentre en el origen del posterior enfrentamiento de los vascones contra los visigodos, percibidos como los destructores del orden romano en el que los vascones tan cómodamente se integraron.

Cuando suevos, vándalos y alanos invadieron las Galias hacia el año 400, los aristócratas hispanorromanos Dídimo, Veriniano, Lagodio y Teodosiolo movilizaron a los pobladores cercanos a los Pirineos, entre ellos a los vascones, para proteger los pasos occidentales contra la entrada de los bárbaros en Hispania.

Aparte de esta inicial resistencia por parte de los romanos, no consta que los vascones reaccionasen contra las acciones de suevos, francos y visigodos en los primeros y caóticos tiempos de las invasiones bárbaras.

Las primeras noticias de agitación de los vascones llegan de tiempos de Leovigildo (último tercio del siglo VI).
Historia vascos Arboleda de Eguiluz
AÑO 1.OOO : REYNO DE NAVARRA
EL REINO DE NAVARRA


Un nieto del rey de Pamplona Sancho Garcés I, SANCHO III EL MAYOR (años 1.000 a 1035) convierte el Reino de Pamplona en Reino de NAVARRA, y logra el máximo esplendor al incorporar a su reino Sobrarbe, Alava, Vizcaya, Guipúzcoa, el condado de Castilla, así como el condado de Aragón.

Era Conde de Castilla por haberse casado con Dña Munia, heredera del condado y al que accedió en 1.029.

Gascuña (Francia hoy) le rindió homenaje y vasallaje por haber heredado el Condado de Aquitania, y ocupó con sus tropas León, Astorga y Zamora, proclamándose EMPERADOR DE LAS HISPANIAS.

Trajo a sus dominios a la Orden de Cluny, lo que supuso la implantación del latín en los rituales eclesiásticos(en sustitución del ritual mozarabe vigente hasta entonces), y propulsó el Camino de Santiago como vía de europeización y modo de introducir culturas nuevas. Lo que supuso un inmenso aporte económico y europeizante en los siguentes mil años.

A su muerte, nacen los Reinos de Castilla, de Aragón y León, con sus hijos como primeros monarcas.

García de Nájera como rey de Navarra, Ramiro como rey de Aragón, Fernando como rey de Castilla y Bermudo como rey de León, que a su muerte pasó a ser parte del reino de Castilla.


Historia vascos Reyes de Navarra
REYES NAVARROS

Iñigo Iñiguez “Arista” (816?-851)

Perteneciente a una importante familia de vascones, fue elegido como jefe para luchar contra los invasores francos y árabes obteniendo numerosas victorias, siendo proclamado después como primer rey y fundador de la primera dinastía navarra (Iñiga-Arista) y del reino de Pamplona.

Fue sucedido por su hijo GARCIA IÑIGUEZ (851-882) educado en Córdoba. En su tiempo los normandos consiguieron llegar hasta Pamplona haciéndole prisionero. Fue liberado tras el pago de un rescate.

En el año 860 el ejército de Mohamed I invadió Pamplona, obligando a García Iñiguez a rendir vasallaje y a entregar a su hijo Fortún Garcés como prisionero. Murió en la batalla de los campos de Aibar.

Le sucedió FORTUN GARCÉS El Monje (882-905) el cual estuvo prisionero en Córdoba durante veinte años, tras la invasión de Pamplona por parte de Mohamed I.

Durante su reinado los árabes realizarían varias incursiones por el territorio navarro. Se cree que murió en el Monasterio de Leire.

Al no tener hijos varones, con su muerte terminó también la dinastía Iñiga-Arista, siendo sustituida en el trono por la Jimena tras el enlace de la reina TODA ( descendiente de Fortún Garcés) con SANCHO GARCÉS I.

SANCHO GARCÉS I (905-925)

Conocido como Sancho Garcés I el Grande, era hijo de García Jiménez. Instaurador de la dinastía Ximena, amplió considerablemente las fronteras del reino con sus conquistas sobre los árabes. Estableció alianzas con los territorios vecinos por medio de enlaces matrimoniales de sus hijos, y gobernó el condado de Aragón como tutor de su hijo, García Sánchez I. Fue enterrado en la iglesia del castillo de San esteban de Deyo ( en la cumbre de Monjardín)

GARCIA SANCHEZ I 925-970)

Hijo de Sancho Garcés I, heredó el trono a los seis años de edad bajo la tutela de su madre la reina Toda y de su tío Ximeno Garcés. Estuvo casado con Androgoto Galíndez, hija del conde de Aragón, lo que posteriormente daría lugar a la unión de los dos reinos.

SANCHO GARCÉS II Abarca ( 970-994)

Hijo de García Sánchez I. Su sobrenombre se debe a que estando en una ocasión al otro lado de los Pirineos, recibió noticia de que los árabes habían entrado en Navarra, por lo que proveyó a sus tropas de abarcas de cuero para caminar mejor por las montañas nevadas, presentándose rápidamente en Pamplona y venciendo a los musulmanes.

Sin embargo a lo largo de su reinado sufrió varias derrotas a manos de estos, principalmente por las huestes de Almanzor, hasta el punto que tuvo que ofrecerle numerosos regalos e incluso a su hija en matrimonio para salvar el reino. De ese matrimonio nació Sanchuelo, que gobernaría al-Andaluz tras la muerte de Almanzor.

GARCIA SANCHEZ II el Tembloroso (994-1004)

Hijo de Sancho Garcés II, nació en Tudela (Navarra) el año 958 y como su padre, se enfrentó a los árabes en numerosas ocasiones: Su sobrenombre parece que se debe a algún padecimiento de origen nervioso.

Si bien su muerte fue muy llorada por los soldados y al clero, al que había dedicado muchas fundaciones, el pueblo en cambio no lo vio así debido a los elevados impuestos que se habían visto obligados a pagar durante su reinado.

SANCHO GARCÉS III el Mayor ( 1004-1035)

Hijo de García el Tembloroso, reinó desde los doce años bajo la tutela de la reina abuela doña Urraca, la reina madre de Ximena, los obispos Belasio y García y por García Velásquez y Oriol Johaniz.

Fue el monarca cristiano más importante del siglo XI, alcanzando Navarra durante su reinado su mayor esplendor tanto territorial como culturalmente.

Por su matrimonio con Munia de Castilla, ésta pasó a formar parte del reino de Navarra ( aunque se le exigió que fuera su segundogénito quien la heredase, para así evitar que el entonces condado perdiera su independencia) Tras conquistar Astorga y León (1034) ostentó el título de Emperador.

Antes de morir repartió sus territorios entre sus hijos, con lo que la unidad de los estados cristianos peninsulares volvía a disolverse. Sancho Garcés el mayor murió a los 43 años de edad.

GARCIA SANCHEZ III el de Nájera (1035-1054)

Primogénito de sancho Garcés III, nació en Nájera (La Rioja) hacia el año 1010. Debido al reparto de las tierras del condado de Castilla, los hermanos (García de Navarra y Fernando de Castilla) se enfrentaban, muriendo el primero en la batalla de Atapuerca, cerca de Burgos, el 1 de Septiembre de 1054.

Fue enterrado en el panteón de los reyes del monasterio de Santa María de Nájera, que él mismo había mandado construir dos años antes.

SANCHO GARCÉS IV el de Peñalén (1054-1076)

Hijo de Garcia Sáchez III, fue proclamado rey el mismo día que murió su padre en Atapuerca, siendo coronado en el mismo campo de batalla a la edad de catorce años, reinando hasta los dieciocho bajo la tutela de su madre, doña Estefanía.

Su sobrenombre se debe a que durante una cacería, su hermano Ramón le precipitó al vacío desde la roca del mismo nombre.

SANCHO RAMIREZ de Aragón (1076-1094)

Como Sancho el de Peñalén sólo tenía dos hijos pequeños cuando murió, y para evitar los problemas de la secesión de un menor, se eligió a Sancho Ramírez de Aragón como sucesor, quedando de esta forma unidos ambos reinos.

En 1092 concertó un tratado de ayuda mutua con el Cid. Murió en 1094, durante el asedio a la ciudad de Huesca, al alcanzarle una flecha.

Pedro I (1094-1104)

Hijo y sucesor de Sancho Ramírez, conquistó Huesca tras morir aquél. Amigo del Cid, luchó a su lado en la batalla de Bairén en 1097, y estuvo casado con su hija María, en su segundo matrimonio (el primero fue con Inés de Aquitania), aunque no dejó descendencia, sucediéndole en el trono su hermano, Alfonso.

ALFONSO I el Batallador (1104-1134)

Hermano y sucesor de Pedro I. Tras un asedio de cuatro años, conquistó Zaragoza a los musulmanes. En 1125 realizó una importante expedición por Valencia, Murcia y Andalucía. En 1133 fue derrotado por los musulmanes durante el asedio a Fraga. Poco después cayó enfermo y murió sin descendencia.

GARCIA V RAMIREZ El restaurador (1134-1150)

Al no dejar Alfonso I descendencia, fue elegido nuevo monarca García Ramírez, hijo del infante Ramiro Sánchez y de Cristina, hija del Cid Campeador.

Los aragoneses eligieron como rey a Ramiro II, con lo que los reinos de Pamplona y de Aragón quedaban nuevamente separados. García Ramírez pertenecía a la dinastía Navarra, ya que era nieto de Sancho Garcés IV.

Murió el 21de Noviembre de 1150, cerca de Estella (Navarra)

SANCHO VI El Sabio (1150-1194)

Hijo y sucesor de Ramírez el restaurador, comenzó a reinar cuando tenía solamente 15 años. Su sobrenombre se debe a que gobernó con mucha prudencia y justicia.

Socorrió con mucha generosidad a los pobres y rebajo los impuestos.

Fundó muchas poblaciones, entre ellas San Sebastián en 1150 y Victoria en el 1181.

Realizó importantes obras arquitectónicas y fundó numerosos monasterios cistercienses. En 1190 firmó un acuerdo con Alfonso II de Aragón para protegerse de las ansias expansivas de Castilla.

En 1191 casó a su hija Berenguela con Ricardo Plantagenet, rey de Inglaterra, más conocido como Ricardo Corazón de León. Con Sancho el Sabio, el hasta entonces reino de Pamplona pasaría a llamarse en adelante reino de Navarra.

SANCHO VII El Fuerte (1194-1234)

Hijo y sucesor de Sancho el Sabio, su reinado se caracterizó por la prosperidad económica.

Participó en la batalla de Las Navas de Tolosa en 1212, donde entró en la leyenda al ver la tienda del jefe enemigo, Miramamolín, rodeada por un auténtico muro de esclavos sujetos con gruesas cadenas, imposible de cruzar.

El rey navarro espoleó su caballo y de un espectacular salto, pasó por encima, ejemplo que siguieron otros caballeros. Cogió entonces una maza y asestó tales golpes a las cadenas, que estas terminaron por saltar en pedazo, liberando a los esclavos y a haciendo huir al enemigo.

En recuerdo de aquella heroica hazaña incorporó las cadenas a su escudo de armas, colocando en el centro una esmeralda, que era la que llevaba el rey árabe vencido en su turbante.

Este es el escudo Navarro que conocemos hoy.

Murió en su castillo de Tudela el 7 de Abril de 1234, a los 80 años de edad, sin descendencia directa. Fue sepultado en el templo de Santa María de Roncesvalles, que él mismo había mandado edificar.

Su estatura era de 2,37 m.

Le sucedió su sobrino Teobaldo de Champaña, con lo que desapareció la estirpe de los reyes de Navarra, y comenzaba una sucesión de dinastías extranjeras.

A la muerte de SANCHO VII le sucedieron :

Teobaldo I el Trovador (1234-1253)

Teobaldo II (1253-1270)

Enrique I el Gordo (1270-1274)

Juana I (1274-1305)

Felipe I el Hermoso (1305-1307)

Luis I el Obstinado (1307-1316)

Juan I el Póstumo (1316)

Felipe II el Largo (1316-1322)

Carlos I el Hermoso (1322-1328)

Felipe III de Evreux (1328-1343)

Juana II (1328-1349)

Carlos II el Malo (1349-1387)

Carlos III el Noble (1387-1425)

Blanca I (1425-1441)

Juan II (1425-1479)

Leonor (1479)

Francisco I (1479-1483)

Juan III (1483-1512)

Catalina

Historia vascos Sancho VII de Navarra
SANCHO VII EL FUERTE (1194-1234)

Sancho VII el Fuerte, rey de Navarra (1194-1234). Era hijo de Sancho VI el Sabio.

Su posible participación en la tercera Cruzada y su estancia en el norte de África, hacia el año 1200, han contribuido a dar a su figura un aire novelesco.

En su reinado los territorios de Álava y Guipúzcoa pasaron definitivamente a Castilla, por lo que Navarra se quedó sin salida al mar.

Colaboró activamente con Alfonso VIII de Castilla en la victoria contra los almohades de las Navas de Tolosa (1212), apoderándose el monarca navarro del tesoro del califa.

Mantuvo excelentes relaciones con los reyes de Aragón. Fundó Viana y logró la paz entre los barrios de Pamplona.

Al morir, el trono de Navarra pasó a ser ocupado por los condes de Champaña.



Historia vascos Teobaldo II
LAS DINASTIAS FRANCESAS EN NAVARRA

La desaparición de Sancho VII supone la instauración de la casa francesa de CHAMPAÑA, que la inauguró un sobrino de éste el denominado Temblado I (1234 a 1253), siguió con Teobaldo II (1253 a 1270 y finaliza en 1274 con Enrique I.

En 1284, la hija de Enrique, Juana se casa con Felipe IV de Francia de forma que éste último reunió ambas coronas en una y hasta 1328.

Tras la muerte del rey francés Carlos I ( de Francia y de Navarra), le sucede su hija Juana II que estando casada con el conde EVREUX, inaugura esta dinastía que durará hasta 1425 con su último rey Carlos III.

Fallecido Carlos III, accede al trono navarro su hija Blanca que estaba casada con el rey de Aragón JUAN II ( 1425 a 1479), que se convirtió en REY DE NAVARRA como Juan I.

Al morir su esposa Blanca, se negó a entregar el reino a su hijo y legítimo heredero el príncipe Carlos, el Príncipe de Viana, al que nombró su lugarteniente en el reino de Navarra. Enfrentado, de nuevo, en una guerra contra Castilla, fue derrotado en Olmedo (1445), con lo que se puso fin a la influencia del partido aragonés en los asuntos castellanos.

En 1444, Juan contrajo nuevas nupcias con Juana Enríquez, hija de Fadrique Enríquez, Almirante de Castilla y rival de Alvaro de Luna. Hijos de este segundo matrimonio fueron Fernando, Leonor, María y Juana; además tuvo numerosa descendencia en sus aventuras extramatrimoniales.

Alvaro de Luna, harto de la injerencia aragonesa, invadió Navarra, aliándose con el príncipe Carlos contra su padre, que a su vez buscó el apoyo de Enrique IV, heredero de Juan II de Castilla.

Esto provocó la guerra civil entre los nobles partidarios de Carlos, Beaumonteses, y los partidarios de Juan de Aragón, Agramonteses, dos bandos que se odiaban.

Carlos fue derrotado en Aybar y hecho prisionero, en 1452. Juana Enríquez, en avanzado estado de gestación, abandonó Estella y se trasladó a Aragón, donde dio a luz a su hijo Fernando. (El Católico)

En 1458, Juan I hereda los condados catalanes a la avanzada edad de sesenta años, además de ser Rey de Navarra..

Tras una breve reconciliación con su hijo Carlos, le acusa de traición por mantener tratos secretos con Castilla y ordena su prisión en el castillo de Azcona.

Los catalanes, partidarios de Carlos, se sublevaron y Juan se avino a ponerle en libertad.

Carlos es nombrado heredero y lugarteniente del Principado y, en virtud de la concordia de Villafranca del Penedés, se le confió el gobierno de Cataluña y se prohibió entrar a Juan I, en el Principado, sin autorización previa.

Carlos , Príncipe de Viana, se vio forzado a suspender las negociaciones de boda con la hermanastra de Enrique IV de Castilla, Isabel ( la futura reina Católica), por deseo de los catalanes, poco aficionados a las aventuras de esa clase, y solicitó la mano de María de Francia.

Durante las negociaciones murió repentinamente, a la edad de cuarenta años (septiembre de 1461) a consecuencia de una infección pulmonar, pero fueron muchos los que creyeron que su muerte fue provocada por envenenamiento, por instigación de Juana Enríquez que, de esta forma, veía despejado el camino hacia el trono de su hijo Fernando.

Poco después Fernando era jurado como heredero del reino de Aragón en las Cortes de Calatayud.

Luís XI de Francia, que deseaba hacerse con los reinos de Navarra y Cataluña, alentaba a los partidarios de la independencia de Cataluña al enfrentamiento con Juan I y aunque Juana consiguió que las Cortes Catalanas juraran a Fernando como heredero del Principado, la situación en Cataluña se fue enrareciendo hasta que, en febrero de 1462, estalló la revuelta de los payeses de remensa, dando lugar a la guerra civil.

El gobierno de la reina Blanca (1425-1441) fue el último momento de esplendor de Navarra. A su muerte, tras una etapa de difícil equilibrio entre su hijo y sucesor Carlos, Príncipe de Viana, y el rey consorte Juan de Aragón (1441-1451), la banderización y ruptura social polarizaron el reino, causaron devastación y desórdenes por espacio de dos generaciones y precipitaron el marasmo político (1451-1461).

Le sucede su hija CATALINA casada con Juan II Albret, que encabeza el bando de los AGRAMONTESES navarros (partidarios de unir Navarra a la corona francesa) y derrotados por Fernando el católico con la ayuda de los BEAMONTESES (o partidarios de la unión de Navarra con Castilla y Aragón), y de los guipuzcoanos ( Ignacio de Loyola a favor de Castilla, y Francisco de Javier a favor de la unión con Francia)

Agramonteses y Beaumonteses, nombre que recibieron los dos bandos nobiliarios del reino de Navarra que, a mediados del siglo XV, rivalizaron por el poder político hasta el punto de participar enfrentados en la guerra civil provocada con motivo de la sucesión de la reina Blanca I, especialmente a partir de 1450.

La denominación de Agramonteses proviene de la familia de Agramont, habitantes de las ciudades de la ribera y partidarios del rey Juan II de Aragón y Navarra (esposo de Blanca); en tanto que los beamonteses, que poblaban las zonas montañesas y eran de origen vascohablabte, recibían ese apelativo por pertenecer a la familia de Beaumont (de donde procede beaumonteses, como también se les conoce).


Con los reyes de las casas Foix y Albret (1479-1512) y antes de que se cerrara la guerra civil, a las tensiones internas se sumaron las presiones de Francia, Castilla y Aragón.

La pérdida de la independencia política de Navarra, incorporada a la corona de Castilla por el Duque de Alba, marca el final de una época. Desde 1512 los mecanismos administrativos se desarrollan y adaptan a la nueva realidad política, patente también en otros aspectos institucionales y sociales.
La población y la economía se recomponen a lo largo del XVI y las corrientes renacentistas inscriben a Navarra definitivamente en la órbita hispana.

El final del reino privativo de los Foix-Albret es, para Navarra, el final de la Edad Media.

Iparralde(denominación para referirse a la Vasconia transfonteriza y que significa "la parte del Norte") está básicamente articulado en tres unidades a lo largo de la Baja Edad Media: dos bajo soberanía inglesa, Soule y Labourd, y una en la órbita navarra, la Baja Navarra o Ultrapuertos.

Las tres comparten una misma base social y una análoga escasez de recursos económicos, hecha excepción de la actividad portuaria y comercial de Bayona.

Las tres fueron escenario de una inquietud nobiliaria, orientada en Labourd hacia la difícil colaboración con la autoridad anglo-aquitana, y en Ultrapuertos frenada y capitalizada por las empresas políticas de los Evreux.

La razón de que Labourd y Soule estuvieran bajo soberanía inglesa se debe a que en 1193 el vizconde Guillermo Raimundo, vasallo de Francia, cede sus derechos señoriales a Enrique de Plantagenet, rey de Inglaterra y Duque de Aquitania, por su matrimonio con Leonor de Aquitania.

En 1451, Luis XII de Francia conquista por las armas el Lobourd (Bayona y Pau), y tras negociar con Enrique IV de Castilla, proceden al proyecto de reparto de Navarra.

Ultrapuertos vivió dos generaciones más bajo sus reyes franco-navarros. En 1530 se incorporaba a los señoríos de los Albret (los "otros" reyes de Navarra desde 1512), y por tanto al reino de Francia, para posteriormente pertenecer a la dinastía de los Borbones, que también ostentaron hasta la Revolución el titulo de "reyes de Navarra".

En 1790, tras la Revolución Francesa, se crea el Departamento de los Pirineos Atlánticos, con la supresión de las instituciones FORALES.


NAVARRA QUEDA INCORPORADA A LA CORONA CASTELLANO ARAGONESA Y DE LEON

Historia vascos Fadrique quinto Duque de Alba

Duque de Alba


Don Juan II Albret y doña Catalina, los últimos reyes de la monarquía navarra, derrotados definitivamente en 1512, buscarán refugio al otro lado de los Pirineos, que nunca volverían a cruzar.

Tras la conquista castellana, Navarra es gobernada por un Virrey, que en Pamplona ejerce la autoridad del monarca español, y así sucederá durante cuatro siglos.

Al mismo tiempo se mantienen las instituciones del reino, en especial las Cortes, que se reunirán a lo largo de los siglos XVI, XVII, XVIII, para legislar y aprobar la contribución económica del reino a las empresas de la monarquía española.

La Diputación del Reino nacerá en 1576 como órgano permanente de gobierno y de representación de las Cortes en los períodos que éstas no se reunían; a lo largo de cinco siglos esta institución ha sido el núcleo de la administración foral de Navarra y en la actualidad pervive en el Gobierno de Navarra, también llamado oficialmente Diputación Foral de Navarra.

El fin de las rivalidades internas del siglo XV, que concluyó con la victoria del bando beaumontés y la conquista castellana, supuso un resurgimiento económico que permitió recuperar el equilibrio demográfico, alterado por la prolongada guerra civil, estabilizó la vida económica y configuró sólidamente la estructura institucional del Reino de Navarra, que así continuó llamándose hasta mediados del siglo XIX.

Historia vascos Barra
JAVIER AROCENA

: